La Santa Rosa radical de hace 75 años: un buen gobierno, entre la tierra del centro y el pedido de asfalto

681

Santa Rosa (2b)- Hace 75 años, la capital de La Pampa y sus 13.800 habitantes, era dominada por los radicales y como segunda fuerza los socialistas… Parece que te estuviésemos contando del Frepam, pero no: faltaba bastante. La Pampa ni siquiera era provincia, el país atravesaba la era de la Concordancia y los 5 concejales se votaban entre ellos para ver quién era intendente. El abogado radical Sadit Peyregne, el mismo de esa calle perdida al Sur de la ciudad, asumía en 1943 al frente de la comuna y, curiosamente, enfrentaba como gran reto el mismo que el actual jefe comunal: el asfalto y el deterioro de las calles del centro, en aquellos tiempos de tierra.

 

 

A veces da la impresión de que los problemas son los mismos y que la política es la misma, pasen los años que pasen. Ya queda poco espacio para la sorpresa, y es que todo lo que creés nuevo, en realidad ya pasó. ¿El hito de 2008 viendo a un radical gobernando Santa Rosa o el batacazo de 2015 de Leandro Altolaguirre? No amigos, hace 75 años los boinas blancas y socialistas manejaban todo. Los peronistas ni conocían a Perón… Imaginate.

Pero los problemas sí que existían, y los radicales de hace 75 años ya se comían el reclamo diario del puñado de habitantes por lo mal que estaban las calles. Al gobernador, Miguel Duval, que no era pampeano ni por asomo, sólo le importaba la plaza y tener la casa de gobierno, en el centro, lo más impecable posible. Mientras tanto, los santarroseños renegaban entre ellos.

Pero primero, vamos a la breve introducción: Peyregne fue el último jefe comunal antes de que la vida política en las comunas ingresara en un ciclo de ostracismo tras el golpe de Estado de estado que en ese mismo 1943 sufrió el entonces presidente conservador, Ramón Castillo. Recién los santarroseños volverían a elegir sus autoridades en 1954.

Pero Peyregne fue elegido el 5 de abril del ’43. El abogado era acompañado por los concejales radicales Mariano Burgos, Ricardo Rondero e Ismael Amit, sí el mismo que luego sería gobernador, y -por la minoría-, el socialista Antonio Cavero. Frepam “vintage”, si querés.

A principios de los 40, te contamos, La Municipalidad de Santa Rosa evidenció su preocupación por acompañar el crecimiento sostenido de la ciudad con una comuna capaz de cubrir las necesidades de las barriadas que ya empezaban a extenderse más allá de las manzanas céntricas. Entre las disposiciones más importantes de esos años, en diciembre del 42’ se aprobó el proyecto de ordenanza para la construcción del nuevo Palacio Municipal, el que ves ahora.

El karma del asfalto

Peyregne asumió la presidencia del Concejo Deliberante por votación de sus miembros, como te contábamos. En su corto gobierno antes de la intervención de la comuna, se pueden contar los avances que logró en el marco del reclamo de los vecinos, como el inicio de las tareas de reconstrucción de las calles de tierra que circundaban a la plaza Mitre (ah, así se llamaba la plaza San Martín).

Para el invierno, puso maquinarias y obreros a trabajar varios días en las arenosas arterias, para además finalizar con iluminación en cinco cuadras de la calle Hipólito Yrigoyen.

Pero, también, Peyregne y los concejales aprobaron las bases de la licitación para lo que sería un proyecto que devendría en una larga lucha por parte del vecindario: la pavimentación de 61 cuadras.

Pasaron 75 años y las calles, para los santarroseños, siguen siendo una de sus grandes preocupaciones… ¿Lo llevarán en el ADN?

* Las imágenes corresponden a la Fototeca Bernardo Graff, álbum de Juan Maqueira.

Compartir:

Deja tu comentario