Macri habló en otro intento por llevar calma: Al final habrá retenciones y cargarán a las provincias con tarifas sociales

588
Compartilo:

Buenos Aires (2b)- Al final no se va nadie, quedan todos aunque en distintos roles. El misterio del fin de semana agitado en gobierno se develó pero a medias. Primero, el presidente Mauricio Macri habló para traer calma, pero dijo poco, más allá de adelantar lo obvio: con la estampida de la inflación aumentará la pobreza. Lo único concreto llegaría después en la voz del ministro de Hacienda Nicolás Dujovne, quien anunció que habrá una retención especial a las exportaciones primarias y de servicios, además de transferir la tarifa social de los servicios a las provincias. Esta medida afectará a todas, pero en Buenos Aires -para el gobierno de María Eugenia Vidal- configura un verdadero desastre.

El discurso de Macri generó expectativa en la previa, tras 48 horas de agitadas negociaciones y la única confirmación de la desaparición de 10 de los 21 ministerios de gobierno. Macri habló poco antes de la apertura de los mercados y se ocupó en subrayar que el país «está en emergencia», justificando así la reducción de gabinete y anunciando que se adoptarán medidas para llegar antes al equilibrio fiscal, es decir en 2019 en lugar de 2020.

Esas medidas -adelantó- estarán destinadas al sector exportador, al que le pidió disculpas porque las nuevas disposiciones van en contra de lo que su gobierno pretende fomentar.

«Con todas las medidas que estamos tomando empezamos a superar la crisis, cuidando siempre más a los que más necesiten porque sabemos que con esta devaluación la pobreza va a aumentar», dijo Macri, quien además agregó que está viviendo  «los peores momentos» de su vida.

«¿Creen que me hace feliz no darle los recursos a la gente que más lo necesita?», aseguró, y en seguida realizó una autocrítica: «tuve excesivo optimismo en que era posible ir ordenando las cosas de a poco pero la realidad nos mostró que tenemos que ir más rápido».
Por último, insistió en que «no podemos gastar más de lo que tenemos», y convocó a todos los sectores sociales y políticos a comprometerse con los consensos.

Dujovne

Poco después, el ministro Nicolás Dujovne amplió detalles. En concreto, dijo que se impondrán tributos especiales de 4 pesos por dólar de exportaciones primarias y de servicios y de 3 pesos por dólar para el resto de las exportaciones.

Además se anunció una reducción al 18% en la alícuota para porotos, harinas y aceite de soja. Estas medidas se mantienen -según el Gobierno- hasta diciembre de 2020, una fecha curiosa ya que sería al final del primer año del mandato del presidente que viene.

También se anunció la transferencia a las provincias de la tarifa social eléctrica y los subsidios al transporte no nacionales, un duro golpe a María Eugenia Vidal y los gobernadores, que enfrentarán gastos no contemplados por miles de millones.

Se descartó una idea que estaba muy avanzada y consistía en pasar la última categoría del monotributo a responsable inscripto, lo que implicaba para ese sector de clase media una pérdida del poder adquisitivo de casi el 50 por ciento. Tampoco se subirá el IVA un punto como se había analizado.

Compartilo:

Deja tu comentario