El día que Ziliotto frenó la ley que hoy es DNU: El latigazo del decreto de Macri, que repartirá la torta del 4G en porciones muy desparejas

1077
Compartilo:

Santa Rosa (2b)- Entre tantos DNU y explicaciones técnicas por ahí estás perdido. La decisión de Mauricio Macri de avanzar, Decreto de Necesidad y Urgencia mediante, con la entrega de las frecuencias de telefonía móvil en poder de Arsat a los privados, significó un golpe letal para los  organismos científicos y técnicos públicos, y un gol de media cancha para empresas como Movistar, Personal y Claro que, en líneas generales, se quedarán con el 80 por ciento en detrimento de un magro 20 que se repartirá entre cooperativas y otros actores. Pero el 13 de noviembre del año pasado se empezó a tejer esta historia, cuando el ahora secretario de Modernización, Andrés Ibarra, pateó el tablero en la previa del plenario de las comisiones de Comunicaciones y Presupuesto del Congreso para retirar intempestivamente este proyecto, luego de la férrea oposición del ahora candidato a gobernador del Frejupa, Sergio Ziliotto.

Lo que no hizo el Congreso, lo forzó un decreto del presidente Macri. Es que a partir de la norma publicada ayer por el Boletín Oficial, el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) licitará las frecuencas entre los grandes proveedores privados para otorgar el espectro necesario para brindar, por ejemplo, telefonía celular. Si bien se establece que el 20 % del espectro se asigna a las cooperativas  y pequeños operadores locales de todo el país, el dato relevante está en que el 80  % quedará en manos de los grandes grupos económicos, que «de ninguna manera resignarán ganancias al momento de contemplar prestar servicios en localidades alejadas o con escasa población», denunció Ziliotto.

Pero, como si fuera poco, el decreto dio de lleno contra una de las grandes propuestas del candidato del Frejupa, dado que de por sí estas bandas de frecuencia 4 G son una de las herramientas indispensables para la creación de la Empresa Provincial de Telecomunicaciones. Con esto, la idea de Ziliotto como gobernador, se planta ante un panorama complejo.

La Ley Corta

Todo este tema, tiene origen en la denominada Ley Corta. Pero, ¿por qué Ziliotto tiene tanto que ver en esta historia? Es que como te decíamos antes, en noviembre Ibarra decidió dejar de lado las aspiraciones del gobierno nacional para sancionar este ley de telecomunicaciones -en ese entonces «al menos por un año- ante la presión y cambios exigidos por los diputados del PJ, encabezados por el pampeano.

Cercados, y sin la chance de conseguir dictamen para sancionarla la ley en el recinto de Diputados a partir de la media sanción en el Senado, el funcionario nacional «levantó» el proyecto de la Cámara. Antes de esa decisión, los diputados de Argentina Federal y principalmente Ziliotto, exigían que la ley debía “cumplir el rol social que ni Nación ni los privados tenían intención de hacer” porque, ni más ni menos, habilitaría a Telefónica y Claro a brindar televisión satelital, para así “compensar el mercado” y que puedan competir con la fusión de Telecom y Cablevisión en la oferta de cuádruple play.

Entre los reclamos que Ziliotto había observado en la norma despachada por el Senado, se exigía una red de seguridad pública integrada por bomberos, Defensa Civil y organismos de seguridad provinciales para dotar de conectividad al interior, y sobre todo -como planteó en su momento- al oeste pampeano.

Pero Ibarra, quien proyectó la norma junto a las empresas, no se bancó los cambios propuestos por los diputados peronistas, amén de que el Frente para la Victoria y el Frente Renovador habían adelantado su negativa, y así fue que se pospuso el encuentro.

En rigor fue el diputado de Argentina Federal, Juan Brügge, quien canceló el plenario en su carácter de presidente de la Comisión de Comunicaciones. La “Ley Corta” había sido uno de los pocos proyectos que Cambiemos negoció con la oposición durante el 2018 y, si bien el Senado le dio media sanción, demoró hasta julio de 2020 la habilitación de televisión satelital y hasta 2022 en localidades pequeñas.

El sitio especializado La Política Online había destacado en su cobertura que Ziliotto “exigió ceder frecuencias de Arsat a las provincias para armar sus propias redes de seguridad pública y defensa civil, un rol exclusivo de los Estados locales”, y se opuso al rol que le tocaría a las cooperativas. Con las correcciones del Senado, la ley ofrece a las cooperativas el 20% de las frecuencias de la compañía estatal, pero el resto lo cede al mercado sin restricciones. Lo que se firmó en el DNU, finalmente. Eso, para Ziliotto, tampoco era suficiente.

Otro de los puntos solicitados por el pampeano en su carácter de integrante del bloque federal, fue extender a 2024 el plazo para brindar TV satelital en las ciudades de menos de 100 mil habitantes. Con el massismo y el Frente para la Victoria en contra, Cambiemos no podía ignorar estos planteos si quería aprobar la ley y prefirió posponer el debate para 2019, lo que implicó un nuevo logro para los intereses de La Pampa. Al menos hasta el año que viene.

Compartilo:

Deja tu comentario