Menos mal que no hay miseria: El Código Alimentario Argentino cerca de aceptar a los insectos como alimento; el grillo ya le compite a la vaca

762
Compartilo:

Buenos Aires y Santa Rosa (2b)- Quizás es un título algo alarmista para llamarte la atención, pero no por menos cierto. Es que la petición viene de la mano del boom gourmet que genera en Europa, pero aún así no podemos soslayar la crisis. Cuestión, por una u otra cosa, ya existen varias iniciativas culinarias con base en insectos aún esperan su aprobación en el Código Alimentario Argentino (CAA), quien decidió anunciar en la «evaluación» de los proyectos a partir de una autorización del Ministerio de Agroindustria. Las iniciativas son miles, y con tan solo una de ellas te dejaríamos en claro que desafían hasta los estandartes de las provincias, como en el caso de La Pampa la actividad ganadera: dicen que un kilo de harina de grillo (no, no es broma), tiene las mismas proteínas que su contraparte vacuna.

En La Pampa sobran tanto vacas como grillos, quizás no tendríamos que preocuparnos. En lo concreto, la cría de esos insectos tan molestos por las noches como simpáticos, parece querer instalarse con fuerza en la Argentina, empujada por el boom europeo. Lo cierto es que insectos como alimento para consumo humano actualmente no están contemplados en el Código Alimentario Argentino (CAA), pero las personas que estén interesadas en el desarrollo de producto de este estilo ahora pueden presentar una solicitud de tratamiento, informaron autoridades de Agroindustria.

Completaron que para la evaluación, a su vez, «se requiere información respaldada en datos científicos- técnicos sobre todo en lo referido a lo que hace a la inocuidad del producto y en lo referido a ensayos de composición en macronutrientes, ya que entendemos es un producto caracterizado por su calidad y concentración proteica».

La verdad es que la tendencia crece en Europa, donde los insectos están aprobados como alimentos por la Unión Europea (UE) desde 2018 y se venden, por ejemplo, en forma de snacks en España y muy pronto como hamburguesas de grillo en Bélgica.

En Argentina el tema alcanzó visibilidad en 2014, cuando dos estudiantes de la UADE, Eugenia Alonso y Juan Turati, desarrollaron su proyecto de tesis sobre la harina de grillo, un año después de que la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) señalara que los insectos forman parte de la dieta de al menos 2.000 millones de personas.

«Fue un modelo de experimentación que estuvo basado en el potencial proteico de los grillos», describió a  Federico Prada, director de las licenciaturas en Biotecnología y Bioinformática de UADE.

Compartilo:

Deja tu comentario