Ahora quieren nuestros créditos «uva»: En Mendoza dicen que la zona del Colorado es la «tierra prometida» y estudian mudar sus grandes bodegas a La Pampa

275

Santa Rosa (2b)- La situación por la crisis hídrica en el sur de Mendoza, asegura el gobierno y los empresarios, es “grave” o “desesperante”. Dicen, en la provincia vecina, que el conflicto con La Pampa por el río Atuel ofrece esta «ironía» del destino, porque ahora buscan la zona de bajo riego del río Colorado, que impulsa el gobierno pampeano, como  un «nuevo oasis» al que pueden escapar los grandes productores de vinos argentinos. Es que a la prestigiosa bodega Catena, la primera en buscar al gobierno pampeano, ahora se le suman «Concha y Toro» y «Peñaflor», dos gigantes de la industria que quieren acordar con el gobierno de La Pampa su instalación en el nuevo «oasis».

El sitio MDZ online brindó un crítico informe basado en el Departamento de Irrigación. Aseguran que pasó un invierno de pobres nevadas completado por una seca primavera, que hizo que los embalses hoy estén a menos de un 25% de su capacidad, y a centímetros de la cota mínima para el uso de turbinas, lo que impide liberar más agua para los campos.

Justamente la semana pasada, el candidato a gobernador del Frejupa, Sergio Ziliotto, aseguró que entre sus planes de gobierno, en caso de resultar elegido en mayo, está potenciar la creciente industria vitivinícola: “La Pampa puede producir vinos de calidad y que compitan en el mundo, es una gran apuesta porque no sólo se avanza en algo casi consolidado como la producción de vinos, sino que también hay otras especies como  pistachos o  avellanas”, dijo.

El mismo sitio contactó a un destacado enólogo local, que comentó que algunas bodegas estaban mirando hacia La Pampa para escapar a la escasez de agua. La zona bajo riego del río Colorado, la misma que impulsa el gobierno de Carlos Verna, atrajo hace unos años a Catena, que llevó una inversión productiva a la zona, y el grupo ahora espera crecer allí a partir de un crédito del gobierno de La Pampa, que puso a disposición de su unidad “bodega Esmeralda” un crédito productivo por $ 6 millones para ayudar a implantar otras 30 hectáreas este año, lo que totalizaría 100.

La ironía de la tierra prometida

Desde Alvear productores admiten que para algunos de ellos es una posibilidad intentar trasladarse a la “tierra prometida” y ven como una ironía de la vida que la provincia en guerra con Mendoza por el agua del Atuel pueda, en última instancia, ofrecer un oasis viñatero, destacó MDZ.

Para ellos, ante una crisis hídrica recurrente hace casi ya una década, la única esperanza es lograr el anhelado trasvase del río Grande al Atuel, obra que, de concretarse, llegaría recién después del también eternamente postergado Portezuelo del Viento. Pero como ellos bien dicen, soluciones urgentes requieren de soluciones urgentes… y la megarepresa puede llegar más tarde que pronto.

Compartir:

Deja tu comentario