Llegó el día, y el país te mira: La UCR y el PRO se la juegan en la primera elección del país, con la mira puesta en mayo y en el futuro de Cambiemos

613
Compartilo:

Santa Rosa (2b)- Se elige poco más que el candidato a gobernador que irá a la batalla final ante el peronismo. Es que el macrista Carlos Javier Mac Allister y el radical Daniel Kroneberger disputan este domingo una  primarias abiertas y obligatorias que involucran varios factores de peso de cara al futuro inmediato, y que tienen que ver con el contexto nacional: por un lado, el histórico rol opositor del radicalismo que se mantiene desde la vuelta a la democracia y, por otro, la inestable relación de la alianza gobernante en el país. Lo cierto es que Cambiemos busca su representante para la elección del 19 de mayo, donde una vez el objetivo estará puesto en ponerle fin a la hegemonía del PJ, que ganó 9 elecciones consecutivas desde el retorno de la democracia en 1983.

En estas elecciones primarias no participa el peronismo, al haber alcanzado un acuerdo de unidad con el diputado nacional Sergio Ziliotto, el reemplazante del gobernador Carlos Verna, quien desistió de buscar la reelección tras anunciar en septiembre pasado que padece cáncer.

La de este domingo 17 es la primera elección del año en la Argentina, dado que La Pampa fue la primera de 14 actuales que anunciaron el desdoblamientos de sus comicios respecto a los nacionales. Por eso concita tanta atención: el resultado puede marcar un rumbo de la suerte que puede correr el macrismo a nivel nacional, y el futuro del resto de las fuerzas, claro.

Según datos del Tribunal Electoral para esta interna se encuentran habilitados para votar 246.517 pampeanos, lo que implica menos del 1% del padrón nacional, de los cuales 206.578 son independientes y 39.939 afiliados. Entre estos, 24.554 corresponden a las fuerzas políticas que conforman el Frente Justicialista Pampeano (FreJuPa) y 15.385 a la alianza Frente Cambiemos, el único que elegirá candidato a gobernador, vicegobernador y diputados provinciales.

A la vez, habrá 792 mesas diferenciadas a lo largo de toda la provincia, dado que el régimen de La Pampa prevé que los afiliados solo puedan votar en la interna de su partido, mientras que los independientes eligen entre todas las opciones disponibles, en tanto que la obligatoriedad de votar rige solo para la general de mayo y con el mismo padrón.

El Frente Cambiemos, además de autoridades provinciales, elige candidato a intendente en los pueblos en los que no alcanzó «consensos»: Eduardo Castex, 25 de Mayo, Toay, Catriló, Ingeniero Luiggi y Jacinto Arauz. Sólo 6 de los 80 de la provincia.

Mientras tanto en el Frente Justicialista Pampeano, luego de la alianza sellada por el PJ con distintas fuerzas, el centro de la elección está en quien será el candidato a intendente de Santa Rosa, donde son seis las listas que se presentan, además de comicios municipales en otros 10 pueblos y ciudades: en General Acha, Eduardo Castex, Toay, Realicó, Lonquimay, Uriburu, Rolón, Santa Isabel, Algarrobo del Águila y Dorila.

La expectativa está dada en la puja entre el PRO y el radicalismo, que además de gobernar Santa Rosa con Leandro Altolaguirre, administra varias intendencias y retiene un poder territorial conseguido a lo largo de las décadas como principal fuerza opositora al peronismo.

De hecho, en caso de alcanzar el triunfo, el ex futbolista Carlos «Colo» Mac Allister, quien cuenta con el abierto apoyo de la Casa Rosada, rompería con la tradición electoral, dado que sería la primera oportunidad en que no habrá un candidato radical desde el retorno a la democracia, período durante el cual el peronismo ganó nueve elecciones, con la UCR siempre como segunda fuerza.

El propio Kroneberger, actual diputado nacional, aseguró que en la interna «la UCR se juega su futuro y su historia de protagonismo en la política pampeana», algo que «no es poca cosa, no porque se nos antoje a nosotros, sino porque la sociedad reclama a la Unión Cívica Radical, y más aún ante un modelo de provincia totalmente agotado tras 36 años de peronismo».

“Necesitamos una provincia que tenga como política de estado generar empleo genuino, que la actividad privada crezca. Fomentar políticas activas, porque no puede ser que el Estado siga siendo el principal empleador. Debemos lograr que el rol del Estado Provincial sea brindar seguridad, salud, y educación de manera eficiente”, agregó.

Por su parte Mac Allister, que a lo largo de la campaña mantuvo fuertes cruces con el gobierno provincial e incluso el candidato ya proclamado Sergio Ziliotto, destacó que es el «único capaz de cambiar la tensa relación entre la provincia y el gobierno nacional».

Mac Allister prometió «levantar a La Pampa del letargo, dado que en 36 años no tiene ni un kilómetro de autopistas y nunca pudo desarrollar su industria y generar oportunidades para el empleo privado».

Pero también tuvo cuestionamientos hacia el radicalismo: «¿Qué es lo que ha hecho mal la oposición, para que el oficialismo permanezca 35 años en el poder? Siempre digo que ganar es una decisión, no una posibilidad. Porque si yo quiero ganar me levanto a las 6 de la mañana, recorro la provincia, hablo con la gente, presento ideas, busco profesionales, busco gente en los barrios, discuto con el poder. Hay una oposición en La Pampa, que durante muchos años, por distintas circunstancias ha estado cómoda. Hay que salir de la zona de confort”, dijo.

Compartilo:

Deja tu comentario