Como cumple de croto; se disputan la única porción de torta: La sucesión y la banca a diputado nacional reavivó la pelea del PRO en La Pampa

305

Santa Rosa (2b)- La frase se la recordó a dosbases hace no mucho el subsecretario de Medios provincial José Pérez, a guisa de otra cuestión, pero bien vale ponderarla en momentos como este: «Sobran chicos y faltan chupetines», dijo citando al mítico ex intendente peronista Eduardo Feliz Molteni. Y así está el PRO, enfrascado en una disputa que ya te venimos contando por el control del partido tras la catástrofe del 17 de febrero, y con Marita Mac Allister haciendo equilibrio ante los reclamos de más apertura de la dirigencia. En medio, y ya con la torta de poder chimangueada, sólo queda para pelear por la candidatura a diputado nacional, y creenos cuando te decimos que la quieren todos: Por un lado está Maximiliano Aliaga, que viene a empellones buscando reconvertir el partido, pero antes tendrá que pasar por encima a Marita, con serias aspiraciones, y una lista a la que se suman los «funcionarios nacionales», como Luis Bertone y Sabrina Alcaraz, sin dejar de lado a José Luis Orozco, el esposo de la diputada Josefina Díaz.

De lo que te contamos hace un tiempo, poco y nada cambió. Carlos Mac Allister sigue de receso, fuera del partido (político), y recién para abril planea reinsertarse en la vida política de La Pampa y de Propuesta Federal, seriamente diezmado luego del traspié electoral de febrero ante el radicalismo.

Mientras tanto, su hermana y titular del Tribunal de Cuentas, Marita, intenta mantener a raya el descontento para que no explote públicamente. La cuestión es que el presidente decorativo del partido, Martín Ardohain, junto a la hermana del ex candidato a gobernador ahora está empezando a tomar un rol más preponderante, más aún cuando Cato (así apodan al presidente) irá en la boleta de Cambiemos buscando una banca en diputados junto a los radicales. De ahí es que ahora se acordaron de la alianza.

Luis Bertone, uno de los que quiere la banca nacional.

Pero hay bastante más en juego. El PRO tiene dos grandes desafíos por delante. El primero la elección a la intendencia de General Pico, donde el diputado nacional Martín Maquieyra no sólo pone en juego la posibilidad de alcanzar un cargo, sino que además será la medida definitiva para ver si el PRO resurge, o se tira abajo y se reconstruye.

Por lo pronto, las intenciones por quedarse con la fuerza se ven hasta en los pequeños detalles y reafirman todo lo que te venimos contando ¿Ejemplo? La asamblea nacional del PRO en Parque Norte, un símil de congreso para los peronchos o de una convención, si sos boina. Bueno, hasta allí fueron las dos «vertientes» para ver qué pintaba en la sorpresiva jornada en que apareció Mauricio Macri para avisar que sería candidato: Estuvieron Ardohain, el hombre del status quo, y por otro lado Maxi Aliaga, el «chacra» que quiere mover la estantería y refundar el partido, aún con Maquieyra a la cabeza, pero no más con el Colo Mac Allister.

La carrera

Sabrina Alcaraz, una de las potenciales candidatas.

Bueno, hecha la introducción, vamos al postre: la torta, al fin de cuentas. Resulta que tras la reunión de hace diez días en la que se decidió sostener Cambiemos y brindar apoyo explícito hacia el radical Daniel Kroneberger, previamente se empezó a diagramar la lista de los «potenciales» o «aspiracionistas» a buscar el premio consuelo de 2019: la banca de diputado nacional en la general de octubre donde, claro, igualmente tendrán por delante a los radicales.

Las heridas que dejó el estrépito de Mac Allister, hicieron que la lista empiece a ser jugosa. Por un lado, los que quieren retener el control del partido reclaman el lugar para Marita, pero Aliaga -fuera de cualquier lugar expectable en la lista provincial- es empujado por un importante número de dirigentes y militantes. Lo ven como una renovación.

Pero no es todo. Los funcionarios nacionales macristas en La Pampa, también quieren su lugar. El verborrágico y provocador director regional del Ministerio de Trabajo, Luis Bertone, se muestra como una de las opciones más factibles. De hecho, al menos en redes, despliega un perfil más macrista que Antonia, además de trenzarse en cuánto puede en violentas discusiones con el PJ. Sin ir más lejos, el año pasado, en un giro youtuber, publicó varios videos brindando su visión política, sacando de sus casillas a más de un funcionario provincial.

Orozco, otro en carrera.

Con un perfil más modesto, pero aún así también bien «sí se puede», se suma la titular del Inadi, Sabrina Alcaraz, otra de las potenciales candidatas a diputada nacional, aunque bastante por debajo del resto.

A la lista, por último, se prende José Luis Orozco, el marido de la diputada provincial y hasta hace poco presidenta del bloque (dejó su lugar a Maxi Aliaga) Josefina Díaz. Si bien los pobres números en Macachín parecen sacar de la cancha a la ex radical, Orozco es un dirigente de peso y -sumado a su encono con Mac Allister por la presencia de Gastón Massari Copes en el partido- no sólo aspira a una banca, sino también a terminar con el control de los Mac Allister en el partido.

 

Compartir:

Deja tu comentario