Hay que dejar de pelar cebollas 2 años: Lezcano juntó a la militancia para culpar a Cristina, pero se comió la recriminada de la militancia pura

330

Santa Rosa (2b)- Aunque seas peronista, y disculpá la intromisión, estás obligado a leer a Borges, o por lo menos a tener en cuenta que alguna vez tiró que La derrota tiene una dignidad que la victoria no conoce. Por Identidad Peronista, parece, la frase no puede aplicar todavía, más aún cuando ni siquiera se ponen de acuerdo en quién fue el culpable del famoso “no importa cuántas veces leas esto, pero Lezcano perdió la interna”. Cuestión, pasado el revolcón, el ahora ex candidato a intendente en la interna reunió a la tropa para dar explicaciones de la derrota a manos de Luciano Di Nápoli donde, para variar, se empezó a responsabilizar a Cristina. Sin embargo, un sector militante reprochó y hasta denunció el destrato en la campaña. La postura no gustó nada, y terminó de manera tensa.

La reunión de anoche encabezada por Lezcano.

Como no pudimos estar por razones obvias después de destapar el escándalo de las fake news generadas contra rivales a través de servidores de una consultora -encima mendocina- donde se alojaba el sitio www.jorgelezcano.com.ar, entendimos que lo más saludable en estos casos es darnos espacio, un tiempo para pensar. Pero la militancia y un sector dirigencial quedó molesto con lo ocurrido el 17F, y por eso recurrieron a dosbases para contar los detalles de lo que quedó tras la derrota.

¿Qué pasó? Bueno, hubo un encuentro a las 20.30 convocado por Lezcano, que además fue bastante nutrido. Todo venía bárbaro, hasta que se metieron de lleno en el tema campaña y la derrota del 17 de febrero.

Identidad Peronista, el sector de Lezcano, aportó el mayor número de militantes al encuentro, todos calzados en remeras negras y con ganas de hablar. Cuando empezaron a manifestar sus inquietudes, coincidieron en señalar que la derrota fue por una “traición” de las líneas Convergencia y Plural y una propia interna en Identidad. Nada de Cristina y la mar en coche.

Los reproches, de la militancia genuina, no cayeron nada bien en el propio Lezcano y su séquito, por lo que algunos decidieron retirarse. Igualmente, molestos, los militantes aseguraron sentirse “traicionados”, y uno de ellos señaló: “durante la campaña no escucharon a sus propios militantes confiando en que el aparato se las daba por ganada y encima con maltratos de la jefa territorial a los que trabajaban desinteresadamente”.

También hubo dos históricas militantes que le pararon la chata a Lezcano. Le echaron en cara no haber aprovechado la herramienta de la militancia y el apoyo oficial para la interna y de dejar en manos de un pequeño séquito los lineamientos de campaña, que determinaron la dolorosa derrota.

Lo importante es que, a pesar de la rebelión en masa, la militancia pura dejó en claro que no se iban a bajar los brazos. El futuro determinará qué ocurrirá con el espacio. Lo cierto es que, a modo de balance, nadie -ni siquiera Lezcano- hizo manifestación alguna acerca de si se apoyará la candidatura del ganador de la interna y ahora candidato a intendente del Frejupa, Luciano Di Nápoli.

Compartir:

Deja tu comentario