Memoria bien pampeana: Reviví el Golpe con Pasado Urgente; el día que Regazzoli entregó casas y aumentó los sueldos antes de la llegada de los tanques

286

Santa Rosa (2b)- Si lo viviste, no tenés que olvidar. Si no lo viviste, tampoco. Así de corta. La democracia, ese preciado bien que nos devolvió el groso de Raúl Ricardo Alfonsín, dejó heridas que sólo puede aplacar la Memoria. El 24 de marzo de 1976, un día como hoy, comenzaba a desplegar sus garras la dictadura más cruenta y sangrienta que recuerde nuestra historia. Pasada la 1 de la mañana de aquel día, la entonces presidenta María Estela Martínez de Perón era detenida por orden de la Junta, en lo que fue el formalismo del golpe cívico-militar. Por eso este especial de Pasado Urgente te va a servir para evocar en serio: Hablan los protagonistas y las imágenes de la época por sí solas. Es que en La Pampa, que estaba a pocos meses de las elecciones, como el resto del país, el gobernador Aquiles José Regazzoli no quiso perder tiempo y convocó a todo su gabinete. Así, en plena madrugada, firmaron bastantes decretos antes de la caída institucional, aumentando el sueldo a los estatales y hasta apresurand0 la entrega de viviendas en el viejo barrio Peñi Ruca, hoy distinguido con el nombre del entonces gobernador. Cuenta la historia que Don José, que siempre tomó agua, abrió una botella de whisky mientras trabajaba con sus colaboradores. Se la tomaron toda. Pasadas las 6 de la mañana llegaba al Centro Cívico el primer tanque y un escuadrón bajo el mando del coronel Iriart: El gobierno legítimo, había caído.

Un tanque del Regimiento de Toay frente a la Municipalidad de Santa Rosa.

Antes que nada, si te interesa seguir esta historia te podés suscribir al canal de Youtube de nuestros primos de Pasado Urgente https://www.youtube.com/channel/UCP2cwPqqBYPd2HcroGtjz-w

Ahora sí, un poco de contexto para este especial en el Día de la Memoria: 43 años atrás la provincia era gobernada por Aquiles José Regazzoli desde el 25 de mayo de 1973. La vicegobernación estaba a cargo de Rubén Marín. El país estaba en manos de María Estela Martínez de Perón, quien asumió el 1 de julio de 1974 en su condición de vicepresidente, tras la muerte de Juan Domingo Perón.

El día del Golpe, mientras en Buenos Aires era capturada la presidenta, en el Destacamento 101 con sede en Toay -a cargo del temible coronel Ramón Camps, artífice de la “lucha antisubversiva”- se ordenó tomar el Centro Cívico de Santa Rosa. Llegaron con un tanque y otros vehículos pesados. A esa altura, Regazzoli ya estaba hace rato en su despacho con todo su gabinete, al que convocó apenas recibió noticias de lo sucedido en la Capital Federal.

En octubre del 75, a través de decretos de Isabel Perón y la planificación de José López Rega, organizador de la Alianza Anticomunista Argentina, la Tripe A, ya habían comenzado los operativos ilegales. La llegada de los militares, consumado el golpe, terminaría de sembrar el terror hasta la llegada de la democracia en el 83, con el tremendo saldo de 30 mil desaparecidos, amén del desastre económico que dejó la Junta Militar.

A primera hora del 24 se anuncia oficialmente la asunción de la Junta Militar, luego que la presidenta María Estela Martínez de Perón fuera detenida a las 0.45 de ese día. Los comandantes generales Jorge Rafael Videla, del Ejército, Emilio Massera, de la Armada, y Orlando Ramón Agosti de la Fuerza Aérea, toman el poder y como primera medida dictan la intervención de la CGT, mientras que la presidente es trasladada a Neuquén.

Las autoridades militares en La Pampa, que tomaron el poder el 24 de marzo.

En Santa Rosa, un centenar de efectivos de la Unidad Militar de Toay toman el poder y el control en el Centro Cívico en cuestión de minutos. El coronel Fabio Carlos Iriart, al frente de la tropa, decreta la intervención pampeana bajo su mando.

Antes del mediodía ya habían sido designados como ministros el coronel Leonardo D`Amico (Gobierno, Educación y Justicia), el coronel Carlos Amezaga (Economía y Asuntos Agrarios) y el mayor José Calderón (Bienestar Social).

Pero antes de irse, refugiados en el despacho, el gobernador y su gabinete trabajaron con celeridad antes de la llegada de los militares, redactando decretos. Aprobaron aumentos a estatales y también que propiciaban la entrega de viviendas en el Peñi Ruca, hoy barrio Regazzoli, en medio del desembarco militar.

El 25 de marzo, el flamante ministro de Gobierno coronel D`Amico, ordena la permanencia de todos los intendentes: pero se desarticulan todos los concejos deliberantes. El 20 de abril, asume el general de brigada Carlos Enrique Aguirre Arrieta como gobernador, en remplazo de Iriart. Tres días después, se ordena la detención de Regazzoli.

Compartir:

Deja tu comentario