Altolaguirre rompió el silencio con 2b: «Lo que dijo Gregoire estuvo fuera de lugar; no tenía nada que ver y encima no lo comparto», dijo tras el escándalo de Malvinas

304

Santa Rosa (2b)- Leíste muchas versiones, suposiciones y la mar en coche. Pero nosotros preguntamos, y obtenemos respuestas. Es que el discurso del secretario de Cultura municipal, Gabriel Gregoire, no sólo le puso los pelos de punta a los familiares de los ex Combatientes de Malvinas cuando, el día de su conmemoración y homenaje, el funcionario se mandó una arenga política en pleno acto. Hablaron todos, pero faltaba la palabra del intendente Leandro Altolaguirre (UCR) quien, en diálogo con dosbases, aseguró estar «dolido, como la mayoría de los presentes» por lo sucedido, y reflexionó: «El discurso no tenía nada ver. Es una fecha para acompañarlos, recordarlos y homenajearlos. Yo ya dije lo que pensaba, ahora la decisión es de él», dijo. Como si fuera poco, y más allá del discurso fuera de contexto, el intendente dejó en claro que además no coincide con el concepto de que estará en juego Santa Rosa o La Cámpora en mayo, discurso que incluso le pertenece a su hermano y presidente del Comité Capital, Hipólito: «No estoy de acuerdo incluso en eso. Pero claro, eso lo puede opinar él cuando quiera, como lo hizo Poli, pero no en un acto tan sensible para todos los argentinos. Creo que son momentos de no confrontar, son momentos delicados para todos los vecinos y hablamos de rivales circunstanciales, porque somos todos santarroseños y pampeanos».

Leandro habló del incidente del 2 de abril. Aquel día, se retiró minutos antes del escandalate, al sufrir una descompensación. Ayer te contamos la delicada situación de salud que atraviesa, afectado por un cuadro de mononucleosis, que redujo al mínimo sus apariciones y actividades. Pero igual, la cara la dio: «La realidad es esa. Considero que el discurso no tenía nada que ver, que estuvo fuera de lugar y lamento como todos lo sucedido. No se trataba de lo que él pensaba, era el día de los héroes de Malvinas y lo que decía no era el pensamiento de un intendente y menos de la Municipalidad de Santa Rosa. Por eso, ahora la decisión es de él. Entiendo que todos cometemos errores, a Gabriel le tocó nada menos que en un acto tan sensible. No sé qué le pasó, pero tendrá que resolverlo», advirtió.

El intendente, más allá de que dejó la puerta más que abierta a una renuncia, confió que Gregoire le mandó el discurso previamente: «Gabriel me lo mandó. Se trata de una persona muy preparada, que sabe del tema y de historia en general. Ni lo miré porque creí que no era necesario.  Incluso el año pasado había hecho un discurso bárbaro que los familiares de ex combatientes resaltaron. Nunca imaginé que iba a tener conceptos políticos, me sorprendió y me hizo sentir mal cuando me enteré de lo sucedido y vi el contenido. La primera parte era bárbara, pero esa segunda parte no tenía absolutamente nada que ver», explicó.

En ese sentido, Altolaguirre resaltó que «por fortuna tenemos una excelente relación con los ex combatientes y familiares», lo que hizo que la escena no fuera violenta: «Cuando van hacia el micrófono, vi en los videos, le hablaron muy bien y hasta le dijeron que el año pasado había hablado bien… Le pidieron que la termine con mucho respeto, haciéndole ver lo que estaba generando», contó.

La Cámpora o….

Agotado el tema del lugar en que se pronunció, pasamos a los conceptos. Le preguntamos a Leandro si, amén del escándalo, coincidía con lo que estaba en juego en mayo: «Yo no creo que sea así. Insisto en que está en todo su derecho de pensarlo igual que mi hermano. Casualmente recordaba cuando era chico y pasó el alzamiento carapintada de Semana Santa en el gobierno de Alfonsín y estábamos todos: los peronistas, radicales… No importa, pero además eramos vecinos, conocidos y amigos, además de pampeanos. Tengo una formación así: ya conté que era regla acompañar a mi viejo a saludar a la sede del PJ cuando se perdía y yo lo hice de grande. Hilando más fino, creo que estamos en un momento de no confrontar, de no generar conflictos porque son momentos delicados en los que tenemos que darle respuestas a los vecinos. Ser opositores no significa ser enemigos», explicó.

Sin embargo, el intendente expuso que «en esas diferencias políticas que tengo, considero que el abandono de Santa Rosa abarca a todo el peronismo. Lo sostuve siempre y el vecino sabe el esfuerzo que hacemos para levantar una ciudad que sumieron en el abandono y malas gestiones, incluso anteriores a (Luis) Larrañaga».

Compartir:

Deja tu comentario