Se puso picante el pago: Aseguran que el extorsionador D’Alessio “entrenaba con un grupo de élite” en La Pampa (video)

217

Santa Rosa y Buenos Aires (2b)- El empresario agropecuario denunciante del presunto espía Marcelo D’Alessio por extorsión, Pedro Etchebest, reveló pormenores de los aprietes que investiga la justicia y las presuntas coimas destinadas al fiscal Carlos Stornelli, donde por primera vez reveló que el falso abogado visitaba recurrentemente La Pampa en el marco de un presunto entrenamiento: “El decía constantemente que iba a La Pampa a practicar con un grupo de élite, que pertenecía al gobierno, no recuerdo el lugar pero es en La Pampa y está en los audios”, declaró el denunciante que destapó la olla en C5N.

Etchebest dio una entrevista a Gustavo Silvestre en C5N desde Estados Unidos, donde y contó que el falso abogado y espía le mandaba “fotos y videos de gente que asesinaba”. “Yo siempre dudé de D’Alessio. A medida que iban pasando los días me enviaba documentación, audios y filmaciones. Incluso de gente que mataba a otra gente, de gente asesinada. Indirectamente me decía que me podía pasar a mí. Fue una situación muy difícil, sufrí demasiada presión psicológica”, denunció Etchebest, quien luego aseguró que en los audios de la causa consta el relato sobre sus visitas a La Pampa, presumiblemente a campos ubicados en el norte provincial, según trascendió.

A su vez, el empresario relató cómo comenzó el vínculo con D’Alessio: “Él (D’Alessio) empieza a hablarme por teléfono el 28 de diciembre desde México. Me dice que estaba en la Causa de los Cuadernos, yo se lo desconocí y no lo acepté. Él me hablaba de (Juan Manuel) Campillo, un hombre que conocí en 2017 y con quien tuvimos una relación superflua. Él se valió de eso. ‘Esto no corresponde’, le dije. ‘No interesa si tenés o no razón’, me dijo. ‘Él te va a acusar a vos'”. “Me encontré con un paradigma distinto, podía armarme una causa. Se valía de una mentira para extorsionarme. Fue muy doloroso y muy triste para mí. Y ahí empieza la extorsión. Me empieza a mostrar todo el poder que él tenía, me enviaba teléfonos del fiscal (Carlos) Stornelli, el perfil de él. Capturas de pantalla”, precisó en un informe publicado por el diario Perfil.

Respecto del vínculo con Stornelli, Etchebest argumentó que “desde el primer día ya me empezó a hablar de Stornelli. Él era la persona que tenía el vínculo que Stornelli y me hacía un favor a mí. Un favor simulado, diciéndome que me apreciaba y que estaba en el lugar justo. Él (D’Alessio) hablaba en nombre de Stornelli. Lo menciona también a ‘Claudio’ por el juez Bonadio”. “Campillo era una persona que no tenía que ver con nada. El 10 de enero Campillo se tenía que presentar a declarar y él (D’Alessio) me dijo que antes tenía que pagar para que no me involucrara en la causa de los Cuadernos. Imagino que Campillo desconocía todo esto. Él (D’Alessio) me enviaba mensajes diciendo que el 10 tenía que abonar ese dinero. Yo tenía mi temor, una persona desesperada que pueda estar presa, te puede involucrar para estar en libertad. Él me decía ‘la verdad es sugestiva'”, amplió el empresario.

Respecto de la reunión, Etchebest relató: “El día 8 de enero viajamos (con D’Alessio) a Pinamar. Ahí aparece Stornelli. Yo siempre dudé de D’Alessio. Mañana a las ‘6.30 am tenes que estar en mi casa’ me dijo. Fuimos en su camioneta Land Rover, una camioneta muy linda, hicimos un lindo viaje. Yo lo iba grabando permanentemente. Los diálogos eran diversos. 11 am llegamos, ahí fuimos al balneario. Esperamos unos 20 minutos hasta que llegó el fiscal. Ellos empezaron a charlar en una mesa, un diálogo bastante extenso, después apareció otro hombre, el intendente Saenz de Salta que se sienta en la mesa con ellos. Me dio pena por este hombre porque esta situación lo comprometió sin tener nada que ver. D’Alessio comprometía a cualquiera”. Y concluyó: “Después de tres horas de diálogo yo ya me había ido a otro lado. Cuando vuelvo y ya ibamos a irnos, voy al baño, salgo y ahí me presentó a Stornelli y nos dimos la mano. ‘Mucho gusto’, me dijo, y nos fuimos. Fue una situación muy tensa. Ese mismo día nos volvimos de Pinamar. ‘Ya está cerrada la operación’ me dijo D’Alessio. ‘Al darle la mano al fiscal hay un compromiso de tu parte, no podemos fallar’, me dijo. Él (D’Alessio) me pidió que saque el cuaderno que decía 300 mil dolares es el monto a pagar. Hay que pagarlo o pagarlo. Era un número 300 que escribió el fiscal Stornelli”.

Compartir:

Deja tu comentario