La hoguera de las suceptibilidades: Los detalles de la investigación narco en La Pampa, las sospechas, certezas y lo que buscan

560

Santa Rosa (2b)- Las reglas o vicios de la nueva política marcan que, ante el menor escándalo o sospecha que involucre a un servidor público, la culpa será siempre de una «operación política». Así, casi como si se hablara de un ente corpóreo dispuesto a ensuciar blancas palomitas, se buscará desacreditar a la prensa, la justicia, o lo que se les cruce. Dicho esto, la profunda investigación nada menos que la División Drogas Peligrosas y la División Lavado de Activos de la PFA revelada en exclusiva por dosbases, deja varios interrogantes. Y también es cierto. Por empezar, según las primeras pesquisas, los comisarios involucrados no tienen mayores bienes, ni cuentas, ni testaferros que presuman indicar vínculos con el narcotráfico. El diputado Espartaco Marín, por su parte, tampoco aparecería con relaciones comerciales, de cualquier tipo, con el resto de los 25 integrantes de la lista… Entonces, ¿por qué son investigados? ¿La causa es de 2016? ¿qué conexiones tienen entre ellos? Entendé un poco la trama con 2b:

La justicia federal confirmó que, a contramano con lo que se pretende instalar, la investigación por la red narco en La Pampa no corre ni corrió riesgo desde la revelación de 2b. Amén de algún adolorido medio colega (no dolido, adolorido) por esta nueva exclusiva, también nos vamos a ocupar de desgranarte el caso con una serie de tips, para que saques tus propias conclusiones:

*El oficio de la División Lavado de Activos del Narcotráfico partió el 16 de abril desde la sede de Capital Federal. Tenía carácter urgente, pero no confidencial. Encima entró por Mesa de Entradas de la Comuna a la vista de todos y recién el 21 de mayo, dos días después de las elecciones generales en La Pampa. La respuesta llegó desde el área legal recién el día 23. Alguno que otro de la lista, sí estaba en los registros.

*La causa sí es originaria del año 2016 y nace a partir de la información suministrada por un testigo de identidad reservada. Espartaco Marín aseguró que no conoce al cura involucrado ni a los policías, y no miente: Es que, en principio, la pesquisa busca establecer el ingreso de droga en La Pampa. A partir de ahí, una serie de hechos inconexos mezclan en el oficio posteriores investigaciones, como por ejemplo del año 2018.

*El sacerdote involucrado se desempeña en el ámbito del Servicio Penitenciario Federal y tiene relación de conocimiento con detenidos por delitos relacionados al narcotráfico. De ahí su requerimiento en el oficio, trascendió. En el listado puntual, quieren conocer si el cura tiene propiedades o habilitaciones comerciales, como así también el resto de los mencionados.

*La mayoría de los referenciados en la lista no tiene relación entre ellos. Además, los números establecidos para cada uno de los nombrados, al menos para Lavado de Activos, implican un orden de importancia. El diputado aparece casi al final, al igual que el cura.

*Según deslizaron fuentes de la justicia federal, la presencia de algunas personas puede no estar relacionada con los hechos investigados. En criollo: hay «involucrados» sospechados por casos anteriores -o paralelos-, a quienes por las dudas se les pasa por ese filtro.

*El oficio implica actuaciones reales y concretas sobre otras personas. Es decir, que independientemente de que sean absolutamente inocentes, en algún momento del transcurso de la causa hubo indicios para al menos requerir información sobre ellos.

*La documentación no fue secreta ni mucho menos. Tampoco advierten intencionalidad política, dado que es un causa que lleva más de 3 años, amén de sus posteriores derivaciones y la fecha en que fue elevada. En cualquier caso, llegó tarde: Después de las elecciones.

*En el transcurso de la semana, la justicia federal descartará a quienes estén limpios y reencausará la investigación, confirmaron. Esto estaba previsto, más allá de la divulgación del caso.

 

Compartir:

Deja tu comentario