La megamerca, es profunda: El «Número 1» de la lista es el paraguayo que hace 9 años volcó lleno de droga, y hay un sospechoso de incendiarle la casa a un empresario

1481
Compartilo:

Santa Rosa (2b)- Amén de que exista algún que otro perejil en la investigación por una presunta red narco que sacude al ámbito político y judicial de La Pampa, tanto la justicia federal como la PFA empiezan a atar algunos cabos sueltos (o a soltar a la prensa) para reconstruir un rompecabezas que, evidentemente, viene de larga data. La revelación exclusiva que hizo dosbases el fin de semana a partir de un oficio, parece echar a luz episodios interconectados con la causa que tuvo su origen en 2016, pero que en este caso corre por carriles lejanos al oficio para conocer detalles de 25 personas. La confirmación es alarmante: el número 1 de la lista, un ciudadano paraguayo, es quien en 2010 protagonizó un vuelco en Catriló donde, además de morir su madre, le encontraron 6 kilos de drogas, armas y dólares. Otro de los involucrados en la lista, aseguran, está sospechado de incendiarle la vivienda a un conocido empresario.

El 30 de diciembre de 2010 un Peugeot 206 volcó pasando el puesto caminero de Catriló y provocó la muerte de uno de los pasajeros. Era una mujer de 62, la madre del «Número 1» de la lista que investigan Drogas Peligrosas y la División Lavado de Activos del Narcotráfico de la PFA. El auto era conducido precisamente por el hombre que hoy es investigado:  Increíble, pero este sujeto de nacionalidad paraguaya, y de 42 años, hace casi 10 años fue detenido con droga y armas en La Pampa. Hoy, libre, encabeza el oficio que remitió Lavado de Activos por sus presuntas actividades en la provincia.

Aquel hecho se produjo cuando perdió el control del vehículo, mordió la banquina y comenzó a dar tumbos en el aire hasta que se detuvo a más de 50 metros. Los registros policiales que enviaron a la redacción de dosbases dan cuenta que falleció Julia Delvalle Maciel, de 62 años, y los acompañantes heridos fueron Wilfrido Ramón Espínola González de 27 y Carlos Vigo Del Valle, de 32 en ese entonces; este último hijo de la difunta y quien hoy encabeza el famoso oficio «filtrado».

En el vehículo, que estaba dado vuelta, encontraron una bolsa empaquetada con 5,980 kilogramos de cocaína que antes habían escondido en el ducto del aire del auto, más una pistola nueve milímetros cargada, siete celulares y unos 2.200 dólares repartidos en dólares, pesos y guaraníes. Quedaron detenidos aquella vez. Hoy, Vigo del Valle, está en el tope de la lista.

Pero hay más hechos anteriores para dar cuenta que -al menos- la investigación es más profunda de lo que se quiere reconocer y que hay algunos «sospechosos serios» dentro de los oficios: Es que otro de los mencionados, indicaron, podría estar relacionado con la instigación o el propio incendio de la vivienda y el auto de un conocido empresario en el año 2016 en Santa Rosa. El hermetismo en torno al caso es creciente, pero las fuentes judiciales destacan que algunos de los incluidos en la lista cargan con antecedentes y otras investigaciones en el lomo.

Igualmente, vale la aclaración, estos desprendimientos nada tienen que ver con el oficio original, el que destapó la olla y del que no hay ningún indicio que los involucre. Allí están incluidos desde el diputado provincial Espartaco Marín, hasta los jefes policiales Luis Blanco y Marcelo Calderón, pasando por el cura del SPF, Hugo Pernini.

En estos casos, y en rigor sobre los 25, Lavado de Activos solicitó información concerniente a posibles titularidades de comercios, no más que eso. Igualmente, no se trata de los únicos oficios cursados por la PFA, según pudo saber dosbases de altísimas fuentes ligadas a la investigación.

 

 

Compartilo:

Deja tu comentario