La Pampa hizo tronar el noveno escarmiento a Macri: Ziliotto extendió a 4 décadas la hegemonía peronista, con un aplastante triunfo y un llamado a replicar la unidad en el país

2399

Santa Rosa (2b)- El peronismo pampeano consolidó este domingo uno de los triunfos más importantes de su historia, alcanzando además el segundo mejor rendimiento en una elección desde el conseguido por Rubén Marín en 1999, que además renovó los 36 años de hegemonía peronista desde la vuelta de la democracia: Sergio Ziliotto, el candidato del Frejupa, se convirtió así en el quinto gobernador de esta era al alcanzar el 52,66% de los votos contra 31,83% del radical de Cambiemos Daniel Kroneberger. Fue, a la vez, la novena derrota consecutiva del año del macrismo en el 2019, y el escarmiento a La Rosada llegó nada menos que de uno de sus principales críticos: Carlos Verna. El mensaje desde La Pampa fue contundente: «Dimos el ejemplo, quisimos ser un norte para el país demostrando que la unidad es posible», coincidieron el gobernador y su futuro sucesor. Las frutillas fueron Santa Rosa y General Pico, donde hubo también palizas a Cambiemos.

El peronismo ratificó su hegemonía con un domingo soñado, garantizando así que al término del mandato de Ziliotto cumplirán 40 años ininterrumpidos en el poder. Según las cifras oficiales del Tribunal Electoral de La Pampa, Ziliotto ganó esa contundencia: a la 1.30 de la madrugada solo quedaban 5 mesas. El peronismo pampeano, en una elección desdoblada por primera vez en su historia, tuvo otros dos triunfos destacados en sus principales ciudades: Santa Rosa, la capital, y General Pico, la segunda en importancia.

Luciano Di Napoli referente de la organización kirchnerista «La Cámpora», dentro del FREJUPA, le arrebató a Cambiemos la intendencia de la capital pampeana, en manos del radical Leandro Altolaguirre con un total del 51,81 % de los votos contra 27,34, escrutadas el 99.23 por ciento de las mesas.
Y en General Pico la actual ministra de Desarrollo Social, Fernanda Alonso, le quitó al diputado Martín Maquieyra, del Frente Cambiemos, la posibilidad de gobernar esa ciudad y se imponía con 48.78% por ciento contra 31,59 % del candidato del PRO.

De esta manera se cumplieron los pronósticos de los caudillos históricos del peronismo, entre ellos el ex gobernador y presidente del PJ pampeano, Rubén Marín, quien en uno de los actos adelantó: «Les vamos a dar una paliza electoral».

También se hizo realidad el pedido del gobernador Carlos Verna -quien pidió a su militancia y la comunidad en general:  «regálenme un triunfo»… «Gracias por este regalo», dijo entrada la noche.

Con un padrón de 280.055 de ciudadanos habilitados para sufragar en 840 mesas distribuidas en toda a provincia, Ziliotto logró todo lo propuesto: convertirse en gobernador, que La Pampa siga siendo peronista como desde hace 36 años y darle continuidad al proyecto vernista, propuesta que sostuvo en toda su campaña y que parte de su admiración a la gestión del gobernador.

Ziliotto fue ungido como candidato por Verna, quien renunció a la posibilidad de su reelección a raíz de problemas de salud. Con éste triunfo, se ratificó la hegemonía del PJ pampeano, en el poder desde 1983, y Ziliotto logra el traspaso generacional dentro de las filas del peronismo, que hasta hoy estuvo en manos de caudilllos como Marín -líder de «Convergencia» y tres veces gobernador- y el propio Verna, conductor de la «Plural» y gobernador en dos mandatos.

Con este resultado, el oficialismo de Cambiemos suma su novena derrota en las elecciones generales y PASO que se realizaron en sendas provincias.
En tanto, Kroneberger vio frustrado su desafío personal: ser gobernador y arrebatarle el poder al PJ. El candidato radical, de 57 años y actual diputado nacional, fue quien ganó las PASO en La Pampa al candidato del PRO, Javier «Colo» Mac Allister, el 17 de febrero pasado.

Su mensaje no alcanzó a convencer al electorado pese a señalar que el proyecto del gobierno peronista estaba «agotado, porque es de sustentabilidad y no de crecimiento, y vive expulsando a nuestros hijos afuera de la provincia en búsqueda de un futuro mejor». Kroneberger sustentó su campaña en objetivos provinciales, se negó a seguirle el juego al peronismo -cuando ese partido opositor nacionalizó la campaña con críticas al gobierno nacional, sosteniendo que Macri (Mauricio) «es una máquina de generar pobres y desocupados»- y apuntó directamente al PJ acusándolo de no querer provincializar la campaña «para no hablar de lo que no han hecho en estos 36 años de gobierno».

En la carrera por la gobernación de La Pampa se presentaron también el ex ministro de Salud Rubén Ojuez por el Frente Popular Pampeano (PPP), el pastor y diputado provincial Daniel Robledo, el socialista Luis Solana (PS), Juan Carlos Tierno, ex intendente de Santa Rosa y ex ministro de Gobierno de Carlos Verna por Comunidad Organizada, Jonatan Gómez, por el Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST), y la única mujer candidata, Gladys Flores, por Desde el Pie.

Mientras, en Santa Rosa, con 90.420 empadronados, Di Nápoli se asoció a la figura de la ex presidenta y actual candidata a vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner.

Y en General Pico, con 49.936 electores, uno de los referentes más importantes de Cambiemos, el diputado Maquieyra, tampoco pudo concretar su sueño de gobernar la segunda ciudad más importante de la provincia.
No obstante, una hora después del cierre de los comicios se corroboró el triunfo de Cambiemos en dos ciudades importantes de La Pampa: General Acha y Eduardo Castex.

La militancia peronista se concentró en la sede del PJ para celebrar el triunfo, mientras que en el radicalismo las voces se fueron acallando.

Compartir:

Deja tu comentario