Ma´ que Pampita… Chanchita: Se llama Abi, la salvaron del sacrificio los únicos veganos de Realicó y su historia enamoró a Neuquén

500

*Agradecimiento a Cristian Coronel

Santa Rosa (2b)- Abi fue sensación en todo Neuquén, es un chanchita que nació en la provincia vecina como la más débil de su camada y estaba destinada a ser sacrificada. Un hombre y su ex pareja, que la había adoptado y la salvaron, movieron cielo y tierra para buscarle un lugar digno, dado que ningún criadero la aceptaba por tener sólo 10 tetillas en lugar de 14. Luego de explorar varias alternativas, recibieron un “notición”: El Santuario El Colorado de Realicó, no sólo se ofreció a rescatarla, sino que además a buscarla. Hubo colectas en redes y una movilización tremenda. A Lucía Oddone, la pampeana del santuario, le dicen “ángel de la guarda” y, según los neuquinos, la “única vegana de Realicó” junto a su esposo, aunque en realidad le entra a la carne.

La historia fue revelada por el matutino La Mañana de Neuquén, que le brindó una amplia cobertura al destino de Abi. La historia empieza así. con  Frank Caravajal, un neuquino de 37 años al que hace cuatro meses su vida cambió por completo al conocer a Abi, una chanchita rescatada de una chacra ubicada a 25 kilómetros Picún Leufú.

Abi estaba destinada al sacrificio por ser una de las más débiles, pero el hombre recibió el llamado de su ex novia para decirle que le llevaría una mascota de regalo, sabiendo de su amor por los animales. Era la chanchita, que se la llevó de la chacra de su tío.

“En el momento no entendía nada, pero mi ex me comentó que la chancha era muy débil y su hermanito ya había muerto, por eso quería que tuviera una vida mejor. No lo pensé mucho, accedí”, contó. La chanchita se instaló en el departamento de Frank, como una más de la familia.

“La criamos a biberón, pero el problema fue cuando empezó a crecer. Tenía que limpiar la casa por lo menos tres veces al día y ella pasaba la mayor parte del tiempo sola porque yo estaba en el trabajo. La verdad, no era lo que queríamos para su futuro”, confesó.

Por eso intentaron devolver a la pequeña chancha de vuelta -ya en buen estado de salud- para que pudiera convertirse en madre, pero al ser de contextura tan chica y poseer 10 tetillas en vez de 14, le dijeron que no había chances.

“Como todos ya estábamos encariñados con ella, los dueños de la chacra decidieron tenerla como una mascota más de la familia. Abi al principio estuvo suelta, pero después empezó a entrar en el jardín de la casa y romper todo. Era normal, pero no podían controlarlo. Además estaba el tema de la comida, que les generaba un gran gasto. Pensaban regalarla, pero me negué y les pedí un mes para encontrarle un nuevo hogar”, relató.

Así fue como, en medio de la incertidumbre, Frank recibió la ayuda de una “amiga del alma”, Agustina, quien hizo todo lo que estuvo a su alcance para que Abi pudiera tener una segunda oportunidad.

Así, a los pocos días surgió la posibilidad de trasladar a Abi a un refugio en la provincia de Buenos Aires y otro en Córdoba, pero no pudieron por cuestión de costos y distancia. Pero un día llegó la buena noticia; un santuario de animales de granja en La Pampa se había contactado y los dueños se ofrecieron a tenerla. No sólo eso, sino que también estaban dispuestos a venir a Neuquén a buscarla”, relató Frank.

Los dos días que Abi tuvo que esperar para poder emprender el viaje a La Pampa los pasó en una chacra de Cipolletti bajo el cuidado de Estefanía Graziosi y, en este corto periodo de tiempo, también fue atendida por el médico veterinario Santiago Akrich.

El profesional fue el encargado de vacunarla y entregarle su libreta sanitaria para que quedara en claro que cruzaba a la provincia de La Pampa como una mascota. También le regaló una pechera para que lo recordara en el camino.

Refugio El Colorado de La Pampa y un ángel de la guarda

La encargada del santuario para animales de granja ubicado en la localidad de Realicó, Lucía, viajó junto a su pareja hasta Neuquén capital en motorhome para poder buscar a Abi.

“Es un ángel. Lucía es la única persona vegana en Realicó y su pareja come carne, pero no le importó nada y la acompañó en esta locura. Lo hizo por amor, porque eso es lo que fue toda esta aventura, una cadena de amor. Llegaron el domingo a las 9 de la mañana y el mismo día hacia el anochecer ya estaban en el refugio. Abi se portó de diez y ahora sabemos que está feliz. No puedo negarlo, la chanchita movilizó mis sentimientos”, concluyó el joven neuquino, con la voz quebrada.

Una campaña solidaria que tocó a más de un corazón

Para poder pagar el gasoil del motorhome y colocarle las vacunas a Abi para obtener su libreta sanitaria fue necesario recolectar un monto de dinero aproximado a los $10 mil. La suma se completó el martes por la mañana -en tan sólo cuatro días- gracias a la ayuda de todas las personas que decidieron aportar su granito de arena para que la chanchita más famosa de la provincia pudiera comenzar una nueva vida y, en consecuencia, el mejor capítulo de su vida.

Abi llegó sana y salva a La Pampa el domingo por la noche. Hoy disfruta de las tardes de otoño junto a su nueva familia.

Compartir:

Deja tu comentario