Se llama Natalia Natalia: El testigo «protegido» en el narcoescándalo, sería en realidad un anónimo y pasó «data» en 2018

765

Santa Rosa (2b)- Hace un rato desde dosbases te abrimos el panorama para entender la investigación que destapamos el fin de semana y que generó un revuelo político y judicial a gran escala, al trascender que 25 personas -entre ellas jefes policiales, el diputado Espartaco Marín y hasta un cura- estarían implicados en un pesquisa a gran escala en el marco de un red de narcotráfico provincial. Con el fiscal de licencia tras la reveleción del famoso oficio que entró a la Municipalidad a la vista de todos, 2b avanzó en los detalles que importan: Según trascendió, amén que la investigación se sigue basando en hechos iniciados en 2016, el requerimiento de la División Lavado de Activos del Narcotráfico elevado a la Municipalidad se motorizó por una nueva denuncia, o advertencia, formulada por el «testigo» el año pasado. ¿El nombre? Todo parece indicar que sería un anónimo.

Mientras todos intentar indagar acerca de una posible operación de prensa o una interna policial, las razones del oficio librado sólo las conocen en la Policía Federal. Tanto desde la justicia como desde los organismos públicos, manifestaron su sorpresa por dos episodios curiosos: El primero que semejante requisitoria se haya dejado en mesa de entradas sin comunicación previa de alguna autoridad. En segundo lugar, el poco convencional método para requerir datos: «Si se quieren conocer datos sobre un inmueble, se detalla la dirección de los lugares sindicados para conocer la titularidad. En este caso fue al revés, 25 personas involucradas para que se informe qué propiedades tenían», confió un alto funcionario.

La Municipalidad, donde el papelucho pasó por decenas de personas casi que ni te tuvieron tiempo de alarmarse por los nombres incluidos. Amén del nombre de Espartaco Marín y algunos personajes de la noche, no sabían que en la requisitoria también estaban metidos altos jefes policiales y otros efectivos.

Esta mañana el colega de Kermés Mauro Monteiro dialogó con Rodrigo Hernán Catrón Mendía, director de Sanidad y Control de Actividades Económicas, el que se hizo cargo del oficio el día 21 de mayo y respondió dos días después: «fue a la Secretaría de Hacienda y de ahí me lo pasaron en mano a mi Dirección, buscamos los datos que solicitaban y fue nuevamente remitido a la Secretaría de Hacienda el jueves (23) de la semana pasada”, contó.

Catrón Mendía detalló que “generalmente los expedientes hacen ese manejo, pasan al secretario y de ahí bajan a los secretarios, para luego volver a hacer el camino inverso y vuelve a subir. Son los pasos habituales de cualquier expediente que va por Mesa de Entradas”.

Lo cierto es que ayer, tras las presentaciones espontáneas del diputado Marín y los comisarios de la UR-I Luis Blanco y de la Brigada Marcelo Calderón ante la justicia federal, el fiscal Leonel Gómez Barbella inició un período de licencia. Igual, la justicia debe avanzar con el expediente y descartar, en base a lo respondido en los oficios, quiénes siguen ligados a la causa y quiénes no.

Lo que sí es concreto es que la causa originaria es la 10103/2016, por infracción a la Ley de Drogas y con fecha de inicio en 2016. En ese marco la fiscal Adriana Zapico había ordenado medidas pero con un número sustancialmente menor a los nuevos 25 incluidos.

Sin embargo, al dar curso a Drogas Peligrosas pero sobre todo a Lavado de Activos, se amplió el campo de acción a partir de nuevos datos aportados. Sería el famoso Natalia Natalia.

*Foto: Gentileza Mauro Monteiro

Compartir:

Deja tu comentario