Aguad, ahora hundió a la democracia: Fuerte repudio radical al ministro que avaló el desfile de Aldo Rico y describió como «chiquito» el alzamiento carapintada

92

Buenos Aires (2b)- «El alzamiento carapintada fue un hecho chiquito que no puso en riesgo la democracia»; dijo el ministro de Defensa Oscar Aguad al defender la participación de Aldo Rico en el desfile militar del 9 de Julio. Su frase generó una unánime condena, aún cuando intentó pedir disculpas tras el escándalo, que se hizo más fuerte desde la UCR, partido al que pertenece, y desde donde hoy todos los sectores salieron a repudiar y rechazar sus tremendas expresiones. El cordobés Mario Negri fue el más liviano al rechazar la burrada de Aguad y recordar la dura situación que vivió Raúl Alfonsín para defender la democracia: «Chiquito no fue. Los carapintadas nos hicieron temblar la pera», aseguró.

«Tus dichos no hacen otra cosa que ofender a cuantos lucharon por la democracia y su consolidación, por la paz y contra la violencia», le dijo Ricardo Alfonsín, a Aguad través de Twitter. Y agregó: «No tenés derecho falsear la historia de esa manera, ni a agraviar así a los argentinos».

El ex ministro de Trabajo Juan Manuel Casella dijo «no es cierto que haya sido un hecho menor», como dijo Aguad. «Fue un levantamiento que tenía la intención de poner en riesgo al gobierno democrático, que generó una emergencia institucional. Disminuir la importancia de los hechos es un error», sentenció.

El ex ministro de Defensa alfonsinista, Horacio Jaunarena, por su parte, dijo que no sabe «qué quiso decir Aguad con que el levantamiento cara pintada fue chiquito». «Recuerdo que en la Casa de Gobierno estaba toda la dirigencia política respaldando al Gobierno nacional, también el movimiento sindical, la gente salió a la calle para defender la democracia, si eso para él es chiquito…»

El politólogo radical Gonzalo Arias también se sumó al rechazo de las declaraciones. «El levantamiento carapintada no fue un acontecimiento ‘chiquito’ y realmente estaba en juego la vida democrática de nuestro país», escribió en Twitter.

«Estos dichos sin duda constituyen un agravio a la memoria de Raúl Alfonsín y al valiente desempeño de Horacio Jaunarena en aquellos días que tuvieron en vilo a todo el país» añadió.

Hay que agregar que a 30 años de aquellos movimientos que buscaron derrocar al gobierno de Raul Alfonsín, un gobierno que desde el primer día estuvo jaqueado y controlado por las bayonetas de la dictadura militar que acababa de concluir, Aldo Rico reiteró que no se arrepiente de ningún modo de lo que hizo.

Compartir:

Deja tu comentario