El 9 de Julio a la pampeana: «Sin independencia económica no hay soberanía política y tampoco justicia social», alertó Bensusán

64

Santa Rosa (2b)- El ministro de Gobierno, Daniel Pablo Bensusán, reafirmó hoy en General Pico que «sin independencia económica no tenemos soberanía política, y por lo tanto será imposible alcanzar la justicia social», en el marco del discurso oficial por los festejos del 9 de Julio en La Pampa. El ministro, que reemplazó al gobernador Carlos Verna (se encuentra en Buenos Aires atendiendo su salud), echó mano al concepto de defensa de los intereses pampeanos al evaluar la situación del país a 203 años de su independencia: «Hoy vivimos tiempos convulsionados y difíciles, donde la esperanza de un futuro mejor a veces parece que se nos escapa de las manos. Momentos, donde el esfuerzo del trabajador, del empresario, del profesional, del agropecuario, del comerciante, pareciera no rendir los frutos esperados. Una crisis que pone en jaque nuevamente, la confianza de los ciudadanos en el Estado y en la política como herramienta de cambio”, dijo.

Los festejos centrales tuvieron su epicentro en Pico. Allí, tras el Tedeum, las autoridades se dirigieron al palco central, donde se dio la bienvenida a las banderas de ceremonia y de guerra, y se entonaron las estrofas del Himno Nacional Argentino. Formaron parte de la ceremonia el ministro de Gobierno y Justicia, Daniel Pablo Bensusán, la ministra de Desarrollo Social, Fernanda Alonso, el ministro de Seguridad, Julio González, la ministra de Educación, María Cristina Garello, el intendente municipal, Juan José Rainone, y el procurador General de Rentas y candidato a diputado nacional, Hernán Pérez Araujo, entre otros.

Allí Bensusán destacó que “203 años pasaron desde aquella declaración, que nos presentó ante el mundo, como un pueblo decidido a gobernar su patria, tomando sus propias decisiones, sin depender de ningún poder foráneo. Hombres y Mujeres, criollos, algunos profesionales de las armas, otros abogados, periodistas, comerciantes, gauchos; todos unidos bajo una misma convicción: transformarnos en una nación libre e independiente. Una nación que impulse sus propias políticas de Estado, para desarrollar sus potenciales productivos, para integrar el país y para mejorar la calidad de vida de todos los habitantes de esta tierra”.

Al trazar un paralelismo con la situación actual, en tanto, agregó: “A lo largo de la historia es una constante aun no resuelta la lucha entre un modelo de país con desarrollo económico y justicia social, a partir de un proyecto soberano, conducido por un Estado presente; contra otro modelo que pretende transformarnos en el supermercado del mundo y que adopta de manera irreflexiva modelos económicos alejados de nuestra realidad”.

Por eso, agregó: “El legado que nos dejaron los patriotas es mantener bien altas las banderas de la independencia económica, política y cultural. Y sólo lo lograremos eligiendo gobernantes que tengan en claro ideales y valores, y la firmeza de velar por ellos. Es esencial ponernos a pensar como sociedad qué modelo de país queremos. Sin independencia económica no tenemos soberanía política, y por lo tanto será imposible alcanzar la justicia social. La independencia y la libertad son los bienes más preciados que tenemos los argentinos, y tenemos la obligación de trabajarlas y cuidarlas todos los días de nuestras vidas, con el convencimiento de que no son solamente para nosotros sino para nuestros hijos y los hijos de ellos”.

Compartir:

Deja tu comentario