Si siguen así termina en plumas verdes : La constructora que hace la Ruta 5 a La Pampa embargada por millonarias deudas y escándalos judiciales

355

Santa Rosa (2b)- A mediados de enero toda la incertidumbre y el desastre que provocó la crisis parecían haberse disipado, cuando un consorcio argentino-chino (gracas a una fuerte inversión china) retomó los trabajos de construcción de la futura autopista sobre Ruta Nacional 5, entre Suipacha y Mercedes, que está proyectada hasta Bragado y luego sí, con parada final en La Pampa. Pero duró poco el reimpulso, y ahora todo volvió a estar en terapia intensiva: Es que la constructora Green, asociada al consorcio chino CCA en la concesión de la Ruta 5 Luján–La Pampa, es protagonista de “una guerra empresaria” que “amenaza con graves derivaciones políticas y judiciales”. Por lo pronto Green está embargada y tiene deudas increíbles, que superan los 70 millones de dólares. La obra puede salvarse si los chinos logran despegarse de Green y hacerse cargo total.

La obra, escribiendo al estilo dosbases, siempre vino mal parida, hay que decirlo. Luego de los grandes anuncios de Nación se quedó sin financiamiento, luego aparecieron los chinos para resurgirlas y a los pocos días de inaugurarse, parecía que las obras se habían paralizado.

La nueva doble vía paralela había sido iniciada el 6 de diciembre del año pasado sobre el kilómetro 121, con la presencia de la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, y el ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich.  Con una inversión de 1.100 millones de dólares mediante el sistema PPP (Participación Pública Privada), la nueva autopista proyectada dentro del Corredor Vial B, entre Mercedes y Bragado beneficiará a 10 mil personas todos los días, habían dicho. Ahora, palmó de nuevo.

El caso de Green fue reflejado por LPO, que recordó que la firma fue involucrada por el juez federal Claudio Bonadio en la “causa de los cuadernos” por “actos de cohecho activo y asociación ilícita”, que derivaron en el procesamiento del titular de la empresa Carlos Arroyo y su mano derecha, Carlos Daniel Román.

Green “enfrenta un embargo por 800 millones y deudas por unos 70 millones de dólares”, sin embargo “logró alzarse con un tramo del Paseo del Bajo y uno de los contratos más importantes del flamante viaducto San Martín”, señalan.

El mayor acreedor de Green es al Banco Supervielle con 35 millones de dólares y le sigue el Banco Galicia con 5 millones de dólares y luego viene un grupo de bancos a los que les debe un total de 15 millones de dólares.

La transferencia de manera directa de los certificados de la obra del viaducto al Supervielle, podrían implicar una violación de una medida judicial para beneficiar a uno de sus acreedores en detrimento de los otros”.

“Alarmados por el cúmulo de problemas judiciales y financieros de Green, los chinos de CCA vienen trabajando hace meses para deshacerse de esta constructora”, afirmó LPO y detalló que Carlos Arroyo “le pide a CCA unos 30 millones de dólares a cambio de salirse de la UTE y dejarle la totalidad de la adjudicación de la PPP por 54 millones de dólares”.

Compartir:

Deja tu comentario