Nos aseguramos a la UOCRA de nuestro lado: la NASA fabricó cemento en el espacio

47

Santa Rosa (2b) – La NASA, en el laboratorio de la Estación Espacial Internacional, realizó un experimento de solidificación a partir de mezclar silicato tricálcico y agua. Este experimento confirmó la hipótesis de que se puede producir cemento en el espacio.

El proyecto de fabricación de cemento que ideó la NASA se llama MICS (Microgravity Investigation of Cement Solidification) y la tarea fue mezclar silicato tricálcico (C3S) y agua fuera de la gravedad de la Tierra por primera vez, informó el portal de noticias La Voz.

Según la investigadora principal Aleksandra Radlinska de la Universidad Estatal de Pensilvania, el objetivo de saber si se puede fabricar el cemento en el espacio es porque «en las misiones a la Luna y Marte, los humanos y los equipos deberán protegerse de las temperaturas extremas y la radiación, y la única forma de hacerlo es mediante la construcción de infraestructuras en estos entornos extraterrestres», dijo y agregó que “el hormigón es muy resistente y proporciona una mejor protección que muchos materiales».

Otra ventaja significativa del cemento es que los exploradores teóricamente podrían hacerlo con recursos disponibles en esos cuerpos extraterrestres, como el polvo en la Luna, también conocido como regolito lunar. Eso eliminaría la necesidad de transportar materiales de construcción a la Luna o Marte, reduciendo significativamente los costos.

Para estos ensayos en el espacio, los investigadores crearon una serie de mezclas que variaban el tipo de cemento en polvo, la cantidad y el tipo de aditivos, la cantidad de agua y el tiempo permitido para la hidratación. A medida que los granos de cemento en polvo se disuelven en agua, su estructura molecular cambia.

Mostrar que el cemento puede endurecerse y desarrollarse en el espacio representa un paso importante hacia esa primera estructura construida en la Luna usando materiales de la Luna. «Confirmamos la hipótesis de que esto se puede hacer», dijo Radlinska.

«Ahora podemos dar los siguientes pasos para encontrar aglutinantes que sean específicos para el espacio y para niveles variables de gravedad, desde cero g hasta Marte g y en el medio», concluyó.

Compartir:

Deja tu comentario