Carreta sanitaria: Una mujer con hepatitis autoinmune tiene que esperar que terminen las elecciones para que la trasladen a Buenos Aires

717
Compartilo:

Santa Rosa (2b)- Una mujer de Realicó espera desde hace días una orden de traslado a Buenos Aires para su mamá Claudia, quien parece hepatitis autoinmune y se encuentra en el hospital Centeno de General Pico. Tras días de internación en el centro de salud público, la paciente espera que se habilite la solicitud y pueda ser derivada a un centro de alta complejidad. La furia de Micaela Bobbiesi, hija de la paciente, radica en que en principio desde el centro asistencial pusieron reparos a concretar el traslado en avión sanitario aduciendo que «venían las elecciones». Igualmente, la familia habló con autoridades provinciales: «Estoy esperando la respuesta del ministro (Mario Kohan) … No soy la primera persona que lucha contra esto”, dijo Micaela, que espera el pronto traslado de su madre después de permanecer en terapia y encontrarse ahora estable.

La situación de Claudia Trombetta, dice su hija, no es una excepción. Pero, en realidad, muchas veces los tiempos burocráticos del sistema de salud no se condice con el tiempo y desesperación de las familias. Desde Salud sostienen que el ingreso a terapias prioriza a pacientes sin obra social. En caso de complejidades, como en el caso de la madre de Micaela, se solicita primero una derivación (aunque siempre se pretende reducir viajes de traslados a otras provincias) auditado por la provincia en casos donde las obras sociales no cubren.

El problema en este tipo de traslados es que depende de los lugares vacantes que tengan aquellos hospitales que se pretenda ir. Si los tiempos se extienden, se procederá a buscar lugares en el privado, aunque los costos con muy altos.

En este sentido, hay que decir que realizar internaciones en el sector privado resulta imposible para cualquier familia de ingresos medios. Por ejemplo, según un informe de 2017 del Servicio de Emergencias Médicas de General Pico, “un día de terapia cuesta 20 mil pesos. “En la actualidad, una asistencia en vía pública, por personal y ambulancia privados, tiene un costo de aproximadamente $3.000. Y una internación en terapia intensiva, también en el sector privado, ronda los $20.000 (por día), sin contar estudios adicionales”, dice el informe.

“Si Dios quiere y están bien unos análisis y estudios que le van realizar el lunes, en la semana la trasladan”, confiesa Micaela, mientras esperan la intervención de la auditoria de salud de la provincia, cuyos hospitales públicos suelen recibir numerosos pacientes de otras provincias en terapias, lo cual muchas veces se encuentran colapsados.

Compartilo:

Deja tu comentario