Lo mandó al frente: un condenado por un crimen reveló que el acusado por la muerte de Fuentes le contó sobre el asesinato cuando estaban detenidos

662
Compartilo:

Santa Rosa (2b) – La segunda jornada por el crimen de Aldo fuentes trajo una gran sorpresa: Walter Rojas Pedraza, condenado por el crimen del empleado municipal Diego Loza, reveló que Manuel Santillán le reveló como había cometido el asesinato. Lo hizo cuando ambos estaban detenidos en la Brigada de Investigaciones.

Los acusados no declararon en la primera audiencia del juicioRojas Pedraza declaró como testigo y reveló ante el Tribunal que Santillán le contó, en la Brigada de Investigaciones, que había matado de dos hachazos en la cabeza a Fuentes y robado una moto y codificadores.  Reveló también que Santillán entró con las manos tapadas, para no dejar huellas, por la ventana del patio. «Conozco a la víctima y al imputado, pero más a Fuentes», señaló Rojas Pedraza. «Lo tuve guardado hasta hoy xq conozco más a Fuentes», difundió LU AM 890

En la segunda jornada del juicio por el homicidio de Aldo Fuentes  también declararon los testigos  Enzo Macagno -vecino del imputado Santillán y Oscar Riesco amigo de la madre de Santillán. También hubo testigos propuestos por la Fiscalía: Miguel Aguilera, que intercambió con Perez Barreiro las cachas de la moto robada a Fuentes; Caliba Muñoz, que fue quien compró la moto.

Ceferino Fuentes, hijo de la víctima

Los imputados son Manuel Lautaro Santillán y Alan Pérez Barreiro, acusados de matar al «Chueco» Fuentes de varios hachazos y de robarle una moto y un equipo de música. Santillán habría cometido el homicidio y Pérez Barreiro comprado los elementos.

En la primera jornada, realizada ayer, declaró el hijo de la víctima, Ceferino Fuentes. «Esto nos arruinó a todos, El hecho nos mató a todos. Era el motor de todos nosotros ahora nos cuesta juntarnos», sostuvo Fuentes. Y recordó «un carnicero le contó a mi señora que Santillán se andaba jactando que él había matado a Fuentes, que lo había hecho con un hacha y que le había robado una moto y un equipo de música que después vendió». El hijo de la víctima contó, entre lágrimas, «hoy no entra nadie en la casa de papá, excepto yo».

Ayer también se negaron a declarar los imputados y las defensas manifestaron que la Fiscalia realizó una investigación «defectuosa». «Está basada en supuestos. Es una investigación con serias falencias», afirmó Arrigone, uno de los abogados.

Fotos Gastón Borasio (LU 33 AM 890)

Compartilo:

Deja tu comentario