Un estate quieto radical: Votaron 13 mil más que en las PASO y Berhongaray sumó 15 mil votos y clavó un porcentaje histórico

694
Compartir:
Santa Rosa (2b)- Nadie lo va a escribir, menos a analizar. Pero para eso está dosbases. La elección general de ayer, si algo dejó en claro por fuera de las tendencias nacionales (que existieron, claro), es que en La Pampa subsisten los dueños de los votos más allá de cualquier estructura partidaria. Carlos Verna es un claro ejemplo, artífice precisamente de la remontada histórica de hace dos años, y que ayer tuvo su deja vú con el radical Martín Berhongaray. Y es que mientras el peronismo pronosticaba un batacazo y sus serias chances de aplastar a Juntos por el Cambio para quedarse con las dos bancas, al abrirse las urnas se erigieron dos certezas: Una, la calentura de Verna por el resultado en General Pico, donde al PJ le temblaron las piernas, y dos, la brutal trepada de Berhongaray, que pasó de 70.222 votos en agosto, a 85 mil y encima casi llega al 40%, un porcentaje histórico para la UCR que sólo alcanzó en 1973 y 1999. Más allá de eso, quedó en claro que los dueños de los votos, todavía existen, y tienen nombres propios.
El peronismo por estas horas celebra pero con mucha mesura el triunfo amplio de Hernán Pérez Araujo, electo diputado nacional y ganador de la elección. Es que por suerte calmaron a Verna en el trayecto Pico-Santa Rosa, porque a la tarde estaba caliente como una pipa: «Hicimos una muy mala elección en General Pico», dijo con una honestidad propia de quien quiere escarmentar puertas adentro más que en ahondar en una autocrítica. Incluso, ya en la sede del PJ en la capital, sí se encargó de subrayar el trabajo de la militancia en Santa Rosa. Fue un aviso.
Pero también hubo errores estratégicos de campaña, acentuados por sucederse en el tramo final de la campaña. Y Verna, a su modo, también lo hizo sentir puertas adentro, cuando el mismo domingo al mediodía pidió a la prensa de Pico que le dejaran mandarle un mensaje de acompañamiento al radical Martín Berhongaray: «Está pasando un mal momento de salud y siempre me acompañó», dijo.
Y el error del peronismo se generó ahí, precisamente en los constantes ataques a Berhongaray, que encima estaba internado. Pero más allá de eso, lo intentaron pegar al mendocino Alfredo Cornejo y poner en duda que el radical defendería los intereses de La Pampa y para colmo en materia hídrica… Descabellado. Algo que, excusando la exageración y aplicado en la simbología de un apellido como el de que porta el diputado, es como poner en duda que un Alfonsín defienda la democracia.
Y los números así lo reflejaron. Poco importa el consuelo de que la de ayer fue la elección en la que el PJ obtuvo la mayor cantidad de votos de la historia: resulta un razonamiento obvio por el crecimiento del padrón y el empuje de votantes de las PASO a la general.
El candidato de Juntos por el Cambio pasó de 70.222 votos en agosto a 84.146, trepando del 32% al 39,42%, y encima computado hasta ahora el 97% de las mesas oficialmente.
Según los mismos datos oficiales hasta el momento votaron unos 13 mil pampeanos más respecto a las PASO, cuando votaron 216.414 pampeanos contra los actuales 224.465.

El peronismo, en esa lógica de mayor caudal, se llevó pocos votos de los nuevos: fueron  106.620 votos, un 49,26%, contra 110,133 actuales y un 51,60%. Si bien aumentó más de un punto en el total, Juntos achicó 5 puntos en total y más de 12 en General Pico.

 

 

Compartir:

Deja tu comentario