Altolaguirre le encarga la ensalada: “Di Nápoli parece salido de un repollo; arreglar el desastre de 20 años que generó el PJ llevará al menos tres gestiones”

183

Santa Rosa (2b)- El intendente Leandro Altolaguirre llega al tramo final de su gestión convencido en colaborar con la transición con Luciano Di Nápoli, pero ahora más suelto que nunca para el cambio de roles que experimentará desde el 11 de diciembre, cuando en el enroque se vista de opositor. Es que, según confirmó a dosbases, seguirá ligado a la política y sobre todo “comprometido con la ciudad y marcando la cancha para que cumplan con todo lo proyectado”. Para el actual intendente, su sucesor “difícilmente pueda arreglar en una gestión el caos que generó el propio peronismo” en Santa Rosa, y tiró: “Di Nápoli parece que salió de un repollo al igual que otros funcionarios de la provincia, que ahora ni recuerdan que hace 20 años hubo un reclamo de Nación para que actualicen el Plan Director”.

“Los problemas graves en Santa Rosa comenzaron desde la puesta en marcha del acueducto del Río Colorado. Todos lo saben, más aún el peronismo, pero resulta más fácil hacerse el preocupado desde lo discursivo. Ahora veremos, y estaremos ahí para marcar la cancha pero también para ayudar, porque Santa Rosa también es mi casa”, destacó Altolaguirre en diálogo con 2b, una vez  culminada ayer su visita a la Capital Federal para reunirse con el ministro del Interior Rogelio Frigerio.

“No hay que dar vueltas en esto. La crisis en Santa Rosa se arregla en 3 o 4 gestiones por más de que se trabaje mancomunadamente con un gobierno provincial y hasta nacional. Para no volver a sufrir esto hay que tener información precisa, pero sobre todo encarar una obra monumental que piense una ciudad para dentro de 30 años: hay que excavar en toda la ciudad y hasta renovar el asfalto. Es serio, por eso nosotros en estos años nos ocupamos en avanzar en un plan y mientras tanto trabajar en los parches, pero sin descanso”, explicó.

Según el intendente, que también fue un histórico concejal opositor (y oficialista), “todos estos problemas me tenían ocupado desde hace años, no desde la intendencia. Pero a veces, desde este rol, uno tiene que escuchar opiniones que parecen una tomada de pelo hacia los vecinos, como aquellos que cuestionan y hace 20 años no hicieron nada cuando nada menos que el gobierno nacional advirtió a Santa Rosa que necesitaba actualizar su plan director a partir de la puesta en marcha del acueducto, que agravó todo”, dijo en clara alusión al ingeniero Raúl Crespillo, fuerte crítico de la gestión como ex asesor de Carlos Verna en materia hídrica de Santa Rosa.

De hecho, Altolaguirre entendió como “reglas de juego de la política”, la pirotecnia verbal con Verna por el estado de Santa Rosa, aún cuando “sin dudas su partido es el gran responsable del estado de la ciudad”. Por eso tampoco perdonó al electo Luciano Di Nápoli, de quien ironizó que “parece haber salido de un repollo y que se olvidó que hasta fue diputado y nunca reclamó nada” con sus planteos con el Plan Director.

“Tenemos muy buenas reuniones. De hecho me puse a su disposición en mayo, cuando aún no estaban los resultados finales y reconocí su triunfo. Quizás les gusta hacer declaraciones rimbombantes y a veces caen en mentiras, como por ejemplo cuando Heriberto Mediza criticó la falta de información cuando jamás pisaron la Municipalidad, sabiendo que estamos a su disposición”, continuó.

Por lo pronto, dijo, seguirá en la política por un hecho inherente a su militancia, pero sin definir su rol: “Por ahora sólo pienso que a fin de año finalmente voy a poder disfrutar de una fiesta después de 4 años, sin estar pendiente de accidentes o problemas por tormentas. Sé que siempre voy a estar involucrado, aunque ahora me toque estar afuera. Sé que al igual que Luciano quiero que Santa Rosa no vuelva a sufrir esto, por eso voy a estar para ayudar pero también para hacer cumplir con lo que corresponde”.

Y agregó: “la violencia verbal queda en ellos, porque hasta les puede jugar en contra. Si de algo me sirvió ser intendente es para conocer la información a fondo que nunca tuvimos, para saber los errores que cometimos nosotros, porque claro que los cometimos, pero sobre todo para saber la herencia que arrastraba Santa Rosa. Se necesitan varios años para encaminar a una ciudad que venía destruida por quienes hoy se anuncian como salvadores”, finalizó.

 

Compartir:

Deja tu comentario