Atendido por sus dueños: La Pampa, con más de 10 millones de has., en el top de provincias con más campos y menos megaempresas

243

Buenos Aires y Santa Rosa (2b)- A pesar de algunas lecturas lineales lineales, los datos preliminares del censo agropecuario dado a conocer hace dos semanas en dosbases, siguen reflejando datos alentadores respecto a la posición de La Pampa. En este caso, según analizó la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de la Argentina (FADA), La Pampa además de ubicarse en el top 5 de provincias con más superficie de tierra para la producción, con 10 millones de hectáreas, también posee 51 campos de los más de 850 en todo el país que logran superar las 20 mil hectáreas, pero con la particularidad de que se trata de familias

El INDEC, autor del trabajo, relevó 10.887.054,1 hectáreas destinadas para la producción agroganadera en La Pampa. De este total, 7.404.908 se encuentra en uso de sus propios dueños, mientras que los 2.221.891,5 restantes están arrendamientos. Es decir, casi el 70 por ciento son explotaciones pertenecientes y explotadas por las mismas personas.

Hay un remanente de tierras en sucesión que apenas alcanza 146.697 hectáreas, y también en aparcería (42.628), ocupadas con permiso (161.070 hectáreas) y comodato (95.588 hectáreas).

La Argentina cuentan con 250.881 establecimientos rurales con una superficie total de 157,4 millones de hectáreas. Las provincias con mayor superficie de tierra dedicada a la producción agropecuaria son Buenos Aires (23 millones de hectáreas), Chubut (17 millones), Santa Cruz (13 millones), Córdoba (11 millones), Río Negro (11 millones) y La Pampa (10 millones).

El Censo del INDEC determinó que en el país hay 863 establecimientos rurales con más de 20.000 hectáreas de los cuales, la mayoría, se encuentran en Chubut (193), Santa Cruz (182), Río Negro (92) y La Pampa (51).

Carlos Iannizzotto, titular de Coninagro, dijo que “la mayor cantidad de explotaciones están personalizadas por pequeños productores y familias, y no por grandes empresas. Es a ese federalismo, desarrollo local y arraigo familiar al que debemos apuntar”.

“El empoderamiento del consumidor es una realidad positiva. Estamos observando ese fenómeno y cómo nos incorporamos. Por eso no hay paralizarse ni pedirle al Estado, sino promover apuntando a la rentabilidad y competitividad del productor”, agregó.

 

Compartir:

Deja tu comentario