Tirando el achique: El gobierno nacional acomoda la distribución de los fondos coparticipables y la ligó Rodríguez Larreta

174

Santa Rosa y Buenos Aires (2b) –  El presidente Alberto Fernández ya le había anticipado el jefe de gobierno porteño que disminuiría la coparticipación que recibe la Ciudad Autónoma de buenos Aires (CABA).  La disminución será del 1 por ciento y se realizará a través de un decreto que todavía no tiene fecha de publicación.  Horacio Rodríguez Larreta tendrá  unos 36 mil millones de pesos menos que la Nación necesita para acomodar el desastre económico que dejó Mauricio Macri.

Según Página 12, en enero de 2016, a poco de asumir el entonces presidente Macri le concedió al también flamante jefe de Gobierno, Rodríguez Larreta, un incremento en la coparticipación que pasó de 1,4  al 3,75 por ciento. Todo un beneficio para el distrito más rico del país en detrimento del resto de las provincias que Rodríguez Larreta aceptó sin chistar

Cuatro años después y para resolver el desastre de la política económica macrista, el presidente Alberto Fernández recurrirá también a la misma herramienta pero en esta oportunidad para reducir ese porcentaje que, al decir de los funcionarios porteños, no les mueve el amperímetro al presupuesto de la Capital Federal. El dinero que dejará de percibir Larreta irá al Tesoro Nacional.

El resquicio legal que le permitió tanto a Macri como a Fernández para incrementar o reducir ese porcentaje tiene que ver con una pequeña cuestión técnica y también de temporalidad. La ley de Coparticipación es de 1988 y por lo tanto es preexistente a la creación de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Por lo tanto, en esos años el porcentaje de dinero que le correspondía a la Capital Federal por “coparticipación” lo calculaba el Poder Ejecutivo y lo implementaba a través de un decreto. Eso fue lo que le permitió a Macri subir el porcentaje en 2016 y cuatro años después a Fernández reducirlo. Por ahora esa disminución será del uno por ciento pero en la Casa Rosada consideran que es posible que lo que perciba CABA sea solo del 2 por ciento.

La Coparticipación Federal de Impuestos establece una redistribución de los ingresos nacionales en función de las necesidades de cada provincia, lo cual no coincide necesariamente con la proporción de habitantes que vive en cada una de ellas. Se espera que el sistema redistribuya en favor de las provincias “pobres” adjudicándole un monto por habitante muy superior al que recibe una provincia “rica” que, además, estará en mejores condiciones de autofinanciarse que la anterior. En ese sentido, el aumento a la Ciudad de Buenos Aires de 2016 operó el efecto contrario: “premió” al distrito más rico en detrimento del resto. Es lo que ahora se busca subsanar.

Si bien desde el gobierno porteño no emitieron opinión sobre esta medida, lo cierto es que ninguno puede decir que no lo sabía. Este tema fue parte de la charla que Fernández mantuvo con Larreta el 6 de diciembre cuando el jefe de gobierno porteño lo visitó en las oficinas que tenía el Presidente en el barrio porteño de San Telmo. De aquel día solo se informó que el entonces presidente electo le había solicitado a Larreta que quite las rejas de Plaza de Mayo.

Pero hay un dato más: el 16 de diciembre Larreta firmó junto al resto de los gobernadores la adenda al Consenso Federal de 2017 que les impedía incrementar impuestos locales. Por lo tanto Larreta tiene las manos libre para retocar impuestos para compensar lo perdido y si hay algo que a Rodríguez Larreta le encanta es actualizar tributos.

Compartir:

Deja tu comentario