Ladrones con sed: Condenaron a dos hombres por el robo a una vinoteca en Santa Rosa

188

Santa Rosa (2b)- La justicia condenó a dos hombres por el robo a una vinoteca en 2016. Los delincuentes recibieron la pena de un año en suspenso, por ser autores del delito de hurto calificado por el uso de llave verdadera sustraída o retenida.  La sentencia fue dictada por el juez de audiencia Daniel Alfredo Sáez Zamora.

Se trata de Fernando Héctor Nicolás Martino  y de Ceferino David Acosta. Ambos acusados, en las horas previas y posteriores a la Navidad de 2016, ingresaron a la madrugada a una vinoteca céntrica de Santa Rosa. En la primera ocasión sustrajeron “varias cajas de bebidas alcohólicas, en su mayoría Fernet, sidra 1888 y vodka”, y fueron “captados por las cámaras de seguridad que el damnificado tenía colocadas en el depósito”. Se fueron en un Chevrolet Chevette, propiedad del cuñado de Acosta, Aníbal Lezcano, luego de cargar 14 bolsas de mercaderías en siete viajes.

En la segunda oportunidad se llevaron “más bebidas que en la vez anterior” –volvieron a huir en el mismo vehículo–, “utilizando llaves originales o copias de ellas, obtenidas en forma ilegítima.

La causa fue resuelta a raíz de un acuerdo de juicio abreviado firmado por los fiscales María Cecilia Molinari y Andrés Torino, los defensores oficiales Mariel Annechini y Juan José Hermúa y ambos imputados. Martino es un chapista de 37 años y Acosta, un cadete de 33.

El juez tuvo en consideración, entre otras pruebas, actas de allanamientos, un informe de Telefónica, CD`s con interceptaciones de comunicaciones telefónicas, transcripciones de diálogos de interés surgidos de esos contactos, filmaciones y el secuestro de prendas utilizadas para cometer los hechos (gorra y zapatillas).

La diferencia en las penas de ambos imputados se debió a que Martino –actualmente detenido– tenía antecedentes penales, ya que el Tribunal Oral Federal de Santa Rosa lo había condenado, el 10 de junio de 2016, a seis años y cuatro meses de prisión. Por eso una vez que el fallo quede firme deberá ser comunicado a dicho organismo.

A Acosta, como la sanción fue de ejecución condicional, le impusieron reglas de conducta por dos años (fijar domicilio, del que no deberá ausentarse sin aviso; atenerse al control del Ente de Políticas Socializadoras; y abstenerse de relacionarse en forma directa, por cualquier medio tecnológico o por interpósita persona, con el dueño del comercio.​

Compartir:

Deja tu comentario