Haz lo que yo digo: Salud denunció a dos jueces y un fiscal general que festejaron el Día del Amigo

154
Compartir:

Santa Rosa (2b) – El Ministerio de Salud denunció a dos jueces y un fiscal general por violar la cuarentena al reunirse el pasado 20 de julio a celebrar el Día del Amigo. El dato se conoció a partir de la trazabilidad de los datos de uno de los casos confirmados de coronavirus en General Acha. Por estar en contacto con una caso positivo, los funcionarios también están aislados.

Como si no la realidad pampeana no estuviera agitada por un brote de COVID en Catriló, con vínculos en Pellegrini, que elevó a 50 el total de casos en la provincia, ayer se conoció el decreto del gobierno provincial en el que echó al funcionario provincial Pedro Arcuri, coordinador de la Planta Automotor del Ministerio de Salud, por participar de una reunión social y violar las medidas preventivas por la cuarentena.

Miguel Vagge

Lo que agravó la situación es que también hubo funcionarios judiciales en ese encuentro. Dos jueces y un fiscal fueron denunciados por ésta situación: el juez provincial de Faltas, Miguel Vagge, el juez del Tribunal de Impugnación Penal, Pablo Balaguer (en uso de licencia) y el fiscal general  Guillermo Sancho.  Ellos estuvieron junto al echado Arcuri y otras tres personas que también deberán enfrentar la denuncia por violar la cuarentena.

Pablo Balaguer

Todos incumplieron el artículo 205 del Código Penal, paradójicamente Sancho es uno de ellos es el que investiga esas causas, y fueron denunciados ayer a la tarde por el subsecretario de Salud, Gustavo Vera, ante el fiscal Máximo Paulucci. En la presentación se detalla que, de acuerdo a la investigación epidemiológica del caso positivo de General Acha, se determinó que el paciente 0 había viajado a la localidad bonaerense de Pellegrini el domingo 19 de julio donde almorzó en un campo de la zona junto a otras nueve personas por un cumpleaños.

Allí comenzó el problema ya que ese día, Pellegrini informó que había dos casos positivos de Covid-19. La denuncia aclara que el viaje del vecino achense no era por trabajo sino por una reunión social fuera de la provincia, algo que no está permitido.

Guillermo Sancho

A esa situación hay que sumarle que el viajero no hizo la cuarentena sino que continuó con su vida habitual: pasó por Santa Rosa, levantó a un policía que hacía dedo y volvió a General Acha. Allí estuvo en un campo con cuatro personas y el lunes 20 de julio, almorzó en un campo con otras seis personas y ya en horas de la tarde llegó a Santa Rosa donde estuvo en dos comercios (tuvo contacto con dos personas) y finalmente se reunió con amigos y amigas, entre ellos los judiciales, en la cena que desató el escándalo. Todas las actividades de éste último día no están permitidas durante la cuarentena en La Pampa y por ello se generó la denuncia.

Compartir:

Deja tu comentario