Sin palabras: Imputaron a un achense por grooming y tenencia de material pornográfico

123
Compartir:

Santa Rosa (2b) – Este lunes imputaron a un hombre de General Acha por el delito de grooming y por tenencia de material pornográfico. El sujeto de 29 años cumplirá prisión domiciliaria. Los datos que fueron revelados por el juzgado de la localidad donde transcurrieron los sucesos datan de más de 200 archivos de videos e imagen de una menor de edad “con fines de distribución”.

El juez de control de General Acha, Héctor Alberto Freigedo, formalizó hoy –a través de la audiencia realizada vía Zoom– a un hombre de 29 años por el delito de grooming, en concurso real con tenencia de material pornográfico infantil con fines inequívocos de distribución. La víctima es una niña de 11 años.

Los hechos imputados fueron dos. Por un lado, el contacto con la menor, por intermedio de Instagram, donde el imputado “luego de ganarse su confianza y aprovechándose de su inmadurez, mantuvo conversaciones de tipo erótico hasta que obtuvo, durante dicho intercambio” fotografías de ella.

Además, cuando se allanó su domicilio, tenía en su poder 239 archivos de video y de imagen “con fines inequívocos de distribución” y que fueron hallados durante la realización de un informe técnico por parte del Cuerpo de Investigaciones Judiciales. En todos ellos se observaron niños y niñas “de muy corta edad”.

Durante la audiencia de formalización, Freigedo accedió en un todo al requerimiento del fiscal Raúl Adrián Miguez Martín, quien solicitó –además de imputarle ambos delitos– que se le dicte la prisión preventiva, sustituida por un arresto domiciliario con vigilancia periódica y sorpresiva, por existir que existía peligro de fuga. El defensor oficial, Marco Daniel Mezzasalma, no formuló observaciones.

La investigación sobre el hombre de 29 años abarca los artículos 131 y 128, tercer párrafo del Código Penal. El primero prevé pena de prisión de seis meses a cuatro años, para quien “por medio de comunicaciones electrónicas, telecomunicaciones o cualquier otra tecnología de transmisión de datos, contactare a una persona menor de edad, con el propósito de cometer cualquier delito contra la integridad sexual de la misma”. El segundo habla de pena de prisión de seis meses a dos años para quien tuviere en su poder representaciones de menores de 18 años dedicadas a actividades sexuales explícitas, “o toda representación de sus partes genitales con fines predominantemente sexuales, con fines inequívocos de distribución o comercialización”.

Compartir:

Deja tu comentario