Quejas a granel: Chacareros pampeanos van en contra del Gobierno y piden «libertad de comercialización» del maíz

47
Compartir:

Santa Rosa (2b) – El presidente de la Asociación Agrícola Ganadera de La Pampa, Víctor Tapié, rechazó las medidas del Gobierno nacional en relación a las restricciones para la exportación de maíz con el propósito de garantizar el abastecimiento interno y ratificó el apoyo al lock out de tres días que lanzó la mesa de enlace de las patronales rurales. «Seguimos reclamando libertad de comercialización, es una restricción que no sirve para nada», opinó.

En primer término, Tapié evaluó que «hubo un alto acatamiento de los productores de la zona más productiva del país» al lock out o cese de comercialización de granos de 72 horas que culmina este miércoles a las 24 horas. «Hay un descontento importante y en varios lugares quieren continuar con la medida de fuerza», confió.

El ruralista, de todos modos, estimó que la mesa de enlace solicitará una reunión con el gobierno nacional para revisar la restricción a la exportación de maíz antes de lanzar otra medida de fuerza.

Tapié rechazó el cambio anunciado por el gobierno el día lunes, con un top de 30 toneladas por día de exportación por productor, y también el acuerdo anunciado este miércoles, para eliminar ese tope por un monitoreo.

«Seguimos reclamando libertad de comercialización y esto es una restricción que no sirve para nada. Es una herramienta que ya se utilizó y no tuvo beneficios para nadie», dijo el ruralista.

«Argentina no se puede cerrar al mundo de nuevo, el mundo no nos puede ver de mala forma, necesitamos inversiones que vengan de afuera, que los inversores sigan apostando a la producción. No pueden cambiar las reglas a mitad de camino, cuando la gruesa ya está sembrada», apuntó.

Tapié aseguró que, en la última conversación de la mesa de enlace con el ministro de Agricultura, Luis Basterra, que había un remante de 8 millones de toneladas de maíz que «alcanzaban para el consumo interno y para seguir exportando».

«Aun así no dio marcha atrás», protestó.

Sostuvo entonces que con el tope de 30 toneladas por día a marzo se utilizaría un millón. «No van a dejar que se exporten las 7 restantes, Es una restricción importante», reclamó.

Según el dirigente pampeano, «esto trae consecuencias negativas, la carne no bajó y el maíz, el productor está viendo qué hacer y cómo, sigue subiendo porque no hay volumen de venta».

«Vamos a seguir en alerta y movilización y apostando al diálogo. A nadie beneficia ni nos gusta el paro. Pero son situaciones extremas a las que uno llega para mostrar el descontento. Queremos dialogar y resolverlo con diálogo», insistió.

Compartir:

Deja tu comentario