Es un Quemu: El Centro de Empleados de Comercio denunció a la Cosypro por violencia laboral e institucional y los acusa de «cómplices»

140
Compartilo:

General Pico (2b Norte) – El gremio mercantil pidió la separación de un gerente de la Cosypro por violencia laboral y la reincorporación de una trabajadora despedida por denunciar la situación. Desde la cooperativa no hicieron lugar a ninguno de los pedidos y el CEC los acusa de “cómplices”.

El Centro de Empleados de Comercio de General Pico denunció “gravísimos hechos” que involucran al gerente de la cooperativa de Quemú Quemú, Mauricio Gareis, pero que “cuentan con la anuencia del Consejo de Administración de la Cosypro”.

La dirigencia mercantil del norte provincial sostuvo que “pese a estar en total conocimiento de las situaciones de violencia a las que el directivo somete a las trabajadoras y trabajadores, ha optado por no actuar y ser cómplice, sumando a la violencia laboral, violencia institucional”.

La situación es de larga data y toma estado público luego que el gremio agotara todas las instancias para hacer que cese la violencia y el daño emocional producto del hostigamiento psicológico sistemático al que se ven sometidas las trabajadoras y trabajadores de la cooperativa por parte de Gareis.

En el mes de octubre, las empleadas y empleados de la cooperativa de Quemú denunciaron al gerente Gareis ante el CEC por “hostigamiento, humillación, coerción verbal, malos tratos y persecución”

De inmediato el gremio envió una carta documento exigiendo que “cese la violencia y se evite la repetición de todo acto de perturbación o intimidación, agresión y maltrato hacia las y los trabajadores”.

Días después la cooperativa negó los hechos, pero aseguró, paradójicamente, que se comprometía “a trabajar para evitar que lo que estaba sucediendo volviera a suceder”.

Ante esta respuesta, el gremio denunció la situación ante la Delegación de Relaciones Laborales, de la Secretaría de Trabajo y Promoción del Empleo.

El organismo convocó una audiencia que se desarrolló en diciembre con la presencia por parte de la Cosypro, del presidente del Consejo de Administración, Sergio Farchetto; representantes de la Secretaria de Mujer, Géneros y Diversidad de La Pampa, y por el gremio, el Secretario General Daniel Lovera y el Secretario de Asuntos Gremiales Nino Caraffini.

En dicha audiencia, el CEC solicitó la separación del cargo de Gareis y la reincorporación de una trabajadora que había sido despedida por denunciar los malos tratos.

El encuentro concluyó con el acuerdo de una nueva reunión que tendría lugar una semana después, lapso en el que el área de RRHH de la cooperativa analizaría lo sucedido y la Secretaria de Mujer se acercaría a la institución para dialogar con las y los trabajadores.

Cumplido el plazo, Cosypro anunció que la trabajadora no sería reincorporada y que se comprometían a que el gerente va a realizar algunas capacitaciones.

“Los hechos demuestran que el Consejo de Administración de Cosypro tuvo todos los elementos para actuar, pero no quiso hacer nada”, expresaron desde el CEC.

“El Consejo de Administración Cosypro eligió preservar al victimario en vez de proteger a las víctimas”, agregaron. Y consideraron que la conducción “es cómplice del maltrato, del hostigamiento psicológico sistemático, de la humillación, de la coerción verbal y de los malos tratos que sufren sus trabajadoras y trabajadores por parte de Mauricio Gareis”.

“Todos tenemos derecho a vivir una vida sin violencias –continuaron-, a trabajar sin ser hostigados, humillados y violentados. Cosypro tiene el deber de promover y garantizar esos derechos, y no lo está haciendo, las trabajadoras y trabajadores de la cooperativa están sufriendo a violencia laboral e institucional”.

Y concluyeron que “Cosypro no promueve ni garantiza los derechos de sus trabajadores, Cosypro es cómplice”.

Compartilo:

Deja tu comentario