Histórico: Jubilados de Pico recuperaron el edificio que un dirigente del Mofepa intentó usurpar

82
Compartilo:

General Pico (2bNorte) – El hombre que engañó a un grupo de jubilados del barrio Talleres de General Pico para apropiarse «legalmente» de la sede que utilizaban en múltiples actividades, luego de años de persecución judicial, peleas públicas con los damnificados, y en el último tiempo no poder caminar tranquilo por la calle sin ser cuestionado, Rodolfo Poblet devolvió las llaves de la institución y ahora los abuelos podrán retornar al inmueble.

Los jubilados tuvieron que reclamar por diversas vías durante cuatro años, a partir de lo que consideraron «un engaño» de alguien que se acercó con la intención de «ayudar».

El Centro de Jubilados del Barrio Talleres funcionó durante muchos años frente a la Plaza Pico, en calles 11 y 102, en el inmueble que pertenece a la Asociación Vecinal Barrio Talleres y con la cual había un acuerdo firmado. El lugar era el punto de encuentro diario de decenas de jubilados de la zona, con una variada oferta de talleres y eventos sociales.

Poblet, un político referente del MoFePa en Pico, se acercó al grupo de abuelos y se ofreció a colaborar con ellos para regularizar la situación de dominio del inmueble, con la idea de pasarlo definitivamente a nombre del Centro de Jubilados.

Los abuelos confiaron y le entregaron, no solo documentación, sino también dinero que reunían para todos los trámites mientras que, en realidad, Poblet que gestionaba con un abogado conocido era la Comisión Directiva de la Asociación Barrio Talleres, donde se puso como presidente y completó los cargos con familiares.

Cuanto tuvo todo atado con moño, y en el inicio de la pandemia, el «colaborador» le cambió las cerraduras del inmueble y comenzó a usufructuarlo.

Los abuelos lo denunciaron, reclamaron públicamente y hasta se enfrentaron cuerpo a cuerpo con Poblet y su familia, en vivo y en directo por un sitio web piquense. Asesorados por el abogado Guido Portis, comenzaron a desandar un tedioso y largo camino judicial, donde se cerraron puertas del ámbito penal y civil.

La última presentación fue administrativa ante Personería Jurídica, que no llegó a resolverse, ya que Poblet decidió entregar las llaves y su renuncia a la Asociación Vecinal, según dicen, ya abatido por la persecución judicial, pero sobre todo social a partir de los reiterados escraches.

El grupo de jubilados celebró este miércoles la entrega de las llaves y ahora deberán formalizar una serie trámites para por fin quedarse con la titularidad del inmueble.

Compartilo:

Deja tu comentario