Esa barbita te la afeitas: Bullrich bajó línea y fue estricta con la imagen de los efectivos en la PSA

58
Compartilo:

Buenos Aires (2b) – Patricia Bullrich, ministra de Seguridad de la Nación, impuso orden en las intituciones federales y esto afectó recientemente a la Policía de Seguridad Aeroportuaria. La funcionaria no perdió tiempo e implementó una normativa sancionada en febrero, se prohibió el uniforme no binario y la exhibición de tatuajes, entre otras cuestiones que intentan garantizar “respeto”, “seriedad” y, sobre todo, orden.

Esta normativa reemplaza y deja sin efecto la anterior: la disposición 437/21 que regía durante el mandato de la ex ministra de Seguridad, Sabina Frederic, en la gestión de Alberto Fernández. Aunque algunos aspectos sí se mantienen, serán “reglamentados”. Según advierten, significa una mejora porque “está todo normado”.

El cambio más polémico resultó ser la prohibición del uniforme no binario. Esto significa que el personal de seguridad femenino tiene su uniforme, mientras que el personal masculino tiene otro específico. Antes, se permitían ambas opciones para todos los efectivos y no existía control sobre ello.

En la misma línea, a las mujeres, se les impuso la pollera en todos los uniformes, con una sola excepción: «Si la mujer se encuentra cursando un embarazo o se encuentre durante el periodo de lactancia, puede optar por vestir pantalón o falda negra con camisa blanca y zapatos negros».

Ya no se puede exhibir tatuajes. Esto significa que cada vez que un agente (hombre o mujer) no logre disimularlos con el uniforme, debe usar una “manga” de tela del color de la piel o similar para tapar los dibujos grabados.

Se prohíbe el uso de barba o bigote para los efectivos, a menos que sea necesaria para llevar adelante alguna tarea de investigación que así lo requiera.

Tampoco se permiten las tinturas de pelo de colores llamativos: siempre tienen que ser sutiles. Las mujeres siempre deben llevar el cabello recogido y, a su vez, se vuelve a emplear la red invisible o de color negra para cubrir el rodete, que según indicaron, había quedado en desuso.

Compartilo:

Deja tu comentario