Hoy, en la tribuna de dosbases: Néstor Soria, lector invitado

Eduardo Castex: donde la decrepitud de la política se mide en cuadernos y candidatos condenados

737

Néstor Soria

Antes que nada, resulta indispensable agradecer la vigencia del derecho ciudadano a la libertad de expresión, para cuando un pertinaz cumulo de desaciertos de quienes tienen la responsabilidad de dirigir los destinos de una ciudad, se hace simplemente intolerable.

Pero que en el entrañable pueblo de Juan Ricardo Nervi –relevante poeta, escritor y pedagogo cuya prolífera obra trascendió los límites del país para orgullo de tantos-, hoy el Honorable  Concejo Deliberante de Eduardo Castex reconoce el mérito y premia a los mejores alumnos de una escuela primaria con un cuaderno espiralado de cincuenta hojas, resulta al menos imprudente, sino bizarro.

Quienes tuvimos la suerte de abrevar de tanta sabiduría, ingenio, sensibilidad y sobre todo lucidez, no podemos menos que expresarle nuestro sentimiento de vergüenza ajena y por caso disculpas a la memoria del Maestro.

Pero lo preocupante y sobre todo doloroso para el orgullo castense es que este episodio no resulta un mero hecho aislado del accionar de gran parte de la dirigencia que hoy por hoy tiene la responsabilidad pública de dirigir el destino de nuestra comarca.

Apenas ha transcurrido un mes de que Eduardo Castex fuera noticia nacional por la actitud del actual intendente que aceptó una probation por un delito cometido en el ejercicio de su profesión. Seguramente estará amparado por la legalidad para seguir ejerciendo el cargo, pero algunos ciudadanos igualmente nos quedamos esperando alguna cuota de dignidad, honra y nobleza de tan encumbrados funcionarios.

Estas cuestiones, y tantas otras que podemos seguir describiendo, nos proporcionan una dimensión de la talla de nuestros dirigentes y con ello de lo que el futuro del pueblo puede esperar de sus iniciativas tanto legislativas como de gestión ejecutiva.

Este mismo actual Concejo Deliberante acaba de sepultar un largo anhelo de muchos productores primarios de la zona que estaban a punto de plantar en Eduardo Castex, una referencia de transformación de la materia prima con el consecuente impacto económico, laboral  y de expansión de la actividad privada en la región. Amparados en el subterfugio de la mente del burócrata más desopilante, encontraron en una ordenanza una clausula vencida para impedir la llegada de los recursos del gobierno nacional para la efectiva puesta en marcha de una planta frigorífica de ganado menor, que por muchos años de dedicación y gestiones, estos productores habían logrado llevar adelante. Lo que nunca explicaron ninguno de los ocho concejales de Eduardo Castex, es que la misma clausula ya estaba vencida al momento que le dieron el visto bueno y aprobación de un crédito del gobierno provincial que para nada posibilitó su puesta en funcionamiento.

Demás está decir que al momento de gestarse este proyecto, recibió adhesiones y buenos augurios de varios Concejos Deliberantes de pueblos vecinos, como así también una Declaración favorable y por unanimidad de la Cámara de Diputados de la Provincia de La Pampa. En el presente periodo legislativo, Eduardo Castex tiene una Diputada Provincial que no ha tomado nota de este acto y nunca se ha interesado por el proyecto, como tampoco ha rendido cuentas de su desempeño en tan significativo Poder del Estado Provincial.

Otra muestra de las actuaciones y procederes de estos funcionarios, son los dos primeros años de gestión del Concejo Deliberante actual, donde trabajaron en alianza el radicalismo, el socialismo y el kirchnerismo, por supuesto a espaldas del voto ciudadano, renunciando seguramente a muy afianzados principios y convicciones de sus respectivas fuerzas, y como siempre sin brindar explicación alguna de tal acuerdo programático; y mucho menos poder exhibir resultados de semejante empresa

Podríamos seguir enumerando acciones y conductas de nuestros representantes, pero tal vez sea el momento de exponer la real, legitima y sobre todo profunda preocupación de muchos vecinos de Eduardo Castex que ven, cual casting para una obra de Teatro del Absurdo -con ya definitiva decepción-, que del mismo seno del Concejo Deliberante actual están surgiendo los postulantes para dirigir los destinos de Eduardo Castex en el próximo periodo de gobierno.

Sólo nos resta apelar al compromiso y sensatez de los  afiliados y simpatizantes de los partidos políticos locales –que muchos de ellos se manifiestan azorados por este presente-, para que puedan incidir en el replanteo de este Estado de Cosas. De total decadencia de la política en su acepción de transformadora de la realidad. O como decimos más arriba: la política en inocultable estado de DECREPITUD.

Compartir:

Deja tu comentario