La bomba radical, II: Torroba se sube de vuelta y negocia pelear Santa Rosa para bancar la parada de Kroneberger

1076
Compartilo:

Santa Rosa (2b)-  La candidatura del radical Daniel Kroneberger fue el fruto de intrigas, discusiones e internas feroces resumidas en el pico de un embudo cuando los tiempos ahogaban. Las caras adustas de aquella conferencia del miércoles 5 de diciembre denotaban las heridas y el profundo cansancio que significó para todos haber tirado de la cuerda tanto, pero tanto. Pero, con el cierre de listas cerca y la interna a la vuelta de la esquina, Kroneberger empieza a desandar el camino para enfrentarse, nada menos, que al candidato del gobierno nacional, Carlos Mac Allister. Francisco Torroba, el que cedió a último momento y contra todos los pronósticos, cuando acordó bajarse  había mantenido un compromiso: «romperse el lomo» para que gane la UCR. Bueno, cuestión, en las últimas horas puso el lomo, las achuras y hasta el costillar: Es que ya negocia con Kroneberger presentarse a la intendencia de Santa Rosa.

Qué mejor que el sábado para, nuevamente, empezar a adelantarte lo que pasa de verdad en el mundo político. ¿Te pensaste que lo de la UCR moría con el supermiércoles? No, para nada. Desde dosbases estamos en condiciones de adelantarte que Torroba y Kroneberger trabajan minuto a minuto desde el día en que se juntaron para definir el gobernador. Es decir, el diálogo no terminó ahí. Se venía esta movida.

Es que, consumado el renunciamiento de Juan Carlos Marino, los dos que habían quedado en carrera se centraron en evaluar las chances concretas de cara a una interna con el PRO. Entendieron que la relación de Torroba con la dirigencia del partido no era la mejor, que el «incidente» de la encuesta ocultada implicaba un abierto apoyo a Marino y que, con el senador nacional fuera de la carrera, Torroba empezaba a caminar en un polígono de tiro.

Entendieron, así, que Kroneberger -más allá de cualquier número- era el único que garantizaba el consenso y la paz dentro de todas las líneas. Tanto es así, que el sector Azul ahora demuestra el concepto pasando a la acción, al punto que su referente, a pesar de haber expresado varias veces que no le interesaba la intendencia, ahora entiende que se necesitan «compromisos con el partido». El golpe de efecto puede ser fuerte, un cimbronazo hacia afuera, pero también hacia adentro: hasta el momento el intendente Leandro Altolaguirre venía marchando sólo y tranquilo hacia la reelección.

No te enojes, Juan Carlos 

Más allá de los motivos internos que adujo Juan Carlos Marino el miércoles, cuando sacudió el ambiente político anunciando que desistía de sus aspiraciones, el peso de la realidad partidaria nacional fue clave en la decisión.

El mismo miércoles, el presidente del bloque de senadores nacionales de la UCR, Luis Naidenoff, agarró el teléfono y avisó, sin rodeos: «muchachos, en La Pampa hay internas». La noche anterior, el propio presidente del partido, Alfredo Cornejo, les avisó a los tres que el presidente Mauricio Macri mantendría su férreo apoyo a Mac Allister y no negociarían ningún acuerdo. Este hecho, significó la encerrona definitiva para Marino, que vio consumirse sus chances en el mejor diálogo que, durante todo el proceso, habían demostrado tener Kroneberger y Torroba.

De hecho, el diputado nacional y el ex intendente (y ahora potencial candidato), anoche mantuvieron un extenso encuentro, que retomarán el lunes junto a colaboradores de ambos. La idea, además de sumarse «participando», es abrir ese llamado al compromiso hacia otros sectores.

Compartilo:

Deja tu comentario