El «pare de sufrir» en La Pampa: Robledo, el pastor que te quiere gobernar, dice que aspira a alinearse con quienes hicieron ganar a Bolsonaro

847
Compartir:

Santa Rosa (2b)- Cuando termina la programación en la tele, noche a noche verás invariablemente a un pastor que en portuñol básico te vende desde agua milagrosa hasta crucifijos poderosos, con la garantía del mismísimo Jesús. Enseguida, sobreviene el consabido latiguillo esperanzador de «Pare de Sufrir». Te parecerá inocente, hasta jocoso, pero esconde un fenómeno económico y político que, en Brasil, hizo llegar a la presidencia a Jair Bolsonaro. Se trata de la todopoderosa Iglesia Universal del Reino de Dios, la organización evangélica más fuerte de Brasil fundada por el obispo Edir Macedo, que en base a ese mensaje que ves en tele hoy concentra más del 20 por ciento de los votantes en el vecino país, extendiendo su llegada a distintos lugares de la región, entre ellos Argentina. Parece que ahora tenés frente a vos un candidato en La Pampa que se quiere sumar a esa movida: Daniel Robledo, diputado y aspirante por Pueblo Nuevo. «Queremos fidelizar el voto. Yo no sé si con Pueblo Nuevo vaya a lograr esa alineación, pero en términos generales yo en Argentina, e incluso en Latinoamérica, estoy trabajando en la intención fuerte de conformar estructuras que identifiquen política y partidariamente lo que nosotros creemos”, dijo.

Es un fenómeno en toda la región y empujado desde Brasil. Que Bolsonaro sea presidente no fue casualidad, sino obra y gracia de la Iglesia Universal que, con su apoyo, logró hacerlo vencer en el balotage y llevar al vecino país los valores que promueven: Dios por encima de todo.

No conocemos al pastor candidato tanto como para saber si su creencia política es la misma de quien busca imitar, el obispo Macedo, quien construyó un verdadero imperio económico en base al aporte de los fieles con la fundación de esta organización, hace ya 40 años. Pero el aspecto político es contundente: Tanto poderío lograron que hasta nació  la llamada «bancada de la biblia», ni más ni menos que el lobby evangélico que no para de sumar poder en Brasil.

“En realidad lo que estamos pretendiendo como objetivo es que los grupos de interés puedan fidelizar el voto. Las Iglesias Evangélicas en alguna medida son parte, algunas, de estructuras partidarias, llámese Justicialismo o Radicalismo, pero muchas de esas estructuras o dirigencias a las que se ha apoyado han decepcionado o defraudado los ideales, principios o valores que nosotros tenemos”, manifestó Robledo.

El mensaje del candidato pampeano no dista mucho de sus colegas evangélicos en la región, pocas propuestas y proyectos, pero apelando continuamente a los valores y la integridad, la moral y la familia como argumento superador de la sociedad: “La política está asociada hoy en día en la Argentina a la corrupción, la mentira, la falta de integridad. Me parece que esto no tiene que ver solamente o ser circunscribe a la Iglesia Evangélica, me parece que toda persona de bien está reclamando que se termine con esas cosas. Por eso hoy la Iglesia, como una organización de reserva moral, se va proyectando y va mirando cada vez más, a la hora de elegir a sus representantes, quien es el que está adelante. Por ejemplo está el caso de Zilotto que votó en el Congreso la ley de interrupción voluntaria del embarazo, entonces ese hombre no se encuadra en lo que nosotros creemos, que la vida comienza en el momento de la concepción. Hay una onda en la Argentina, nosotros a políticos abortistas no los votamos”, afirmó.

En cuanto a las aspiraciones de fuerza, señaló: “Yo no sé si con Pueblo Nuevo vaya a lograr esa alineación, pero en términos generales yo en Argentina, e incluso en Latinoamérica, estoy trabajando en la intención fuerte de conformar estructuras que identifiquen política y partidariamente lo que nosotros creemos”, sostuvo, al tiempo que analizó que los candidatos evangélicos cuentan con experiencia suficiente para ocupar cargos ya que, más allá de lo religioso, como institución “hoy la Iglesia Evangélica trasversalmente está en todos los ámbitos de la sociedad. Nosotros tenemos colegios primarios, secundarios, convenios con universidades, cámaras empresariales, cooperativas. Hoy la Iglesia Evangélica no es solo una organización que se ocupa solamente de darle de comer a la gente. Es factible, es compatible que gente como nosotros ocupe lugares de responsabilidad de gobierno”.

Analizando cómo puede darse la elección en La Pampa, consideró el pastor que desde Pueblo Nuevo “no solo venimos siendo una tercera fuerza en la provincia, con la comunidad pampeana brindándonos la confianza, sino que venimos solidificando la estructura partidaria. Pueblo Nuevo va a polarizar con Cambiemos y el PJ la elección. En un lado van a estar ellos y del otro nosotros. Los candidatos a gobernador cuando nos proyectamos en las plataformas, en las propuestas, cuando hablamos de salud, educación, seguridad, generación de empleo, producción, economía, todos sonamos más o menos igual, ahora donde Pueblo Nuevo se diferencia y salimos del sonajero es cuando planteamos la conservación de los valores de la vida y la familia, de eso Kroneberger y Ziliotto no pueden hablar, porque votaron por la ley del aborto, entonces la sociedad pampeana tendrá la posibilidad de elegir entre ellos y nosotros. En caso de que no ganara Kroneberger la interna y llegue Mac Allister, la verdad es que además del desastre económico en que está sumido el país, tenemos que agregarle que el jefe político de Mac Allister –el presidente Macri- es un gran destructor de la familia y los valores”.

Compartir:

Deja tu comentario