Con los deditos no: La Pampa es la segunda provincia a la que el Estado le pela más renta agrícola, con el 62,2%

197

Buenos Aires y Santa Rosa (2b)- Para que lo entiendas fácil, sería así: Hacés 100 pesos, y 62,60 van al Estado. Ese el resultado del estudio profundo estudio realizado por la Fada, la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina, que en líneas generales estableció que el 60,6% de la renta agrícola queda en manos del Estado y en este orden: Nacional (57,9%); provincial y municipal (2,7%) y el resto costos y resultados (19,2& y 20,% respectivamente). La Pampa, en el famoso índice Fada, ocupa el segundo lugar detrás de Buenos Aires (63,2%) y por delante de Santa Fe (60,4%), Córdoba (59,3%) y San Luis (58,1%) como la provincia a la que más manotean.

De este modo, cada $100 de renta (ingresos menos gastos) que genera una hectárea agrícola, $60,6 se lo llevan los distintos niveles de gobierno, aunque la mayor podada es de Nación. Para Fada, en nuestra provincia sería más o menos así para la hectárea promedio: costos 24.646 pesos, impuestos nacionales 10.943, renta de la tierra 4.139, resultado 2.997, impuesto provincial (inmobiliario) 683 (es promedio porque hay diferenciación), e impuesto municipal 121 (también promedio porque es de acuerdo a la zona).

El economista jefe de Fada, David Miazzo, que «en la medición de marzo 2019 los posibles causantes del alza fueron la caída de los precios de soja y maíz, la actualización de los impuestos como tasas viales municipales y los tributos inmobiliarios rurales provinciales junto con la suba de los costos». Sin embargo, en La Pampa se mantienen uno de los impuestos rurales más bajos, pero la diferencia está dada en que provincias como Córdoba o San Luis no pagan.

Si se analizan los distintos cultivos, los números a nivel nacional marcan que la participación en soja es del 65,8%, maíz 52,3%, trigo 53,5% y girasol 67,8%. La Pampa, Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe son las únicas que poseen todos estos cultivos.

A la vez, con respecto a diciembre se observan caídas en los precios disponibles en dólares de soja y maíz. La soja cayó un 5% y el maíz un 6%; el trigo tuvo un incremento de 3% y el girasol de 1%. «La caída de precios reduce la rentabilidad y ante una torta más chica, la participación del Estado crece en términos relativos», sostuvo el economista.

La actualización de las tasas viales municipales y los inmobiliarios rurales provinciales generaron un efecto de incremento del indicador en marzo; durante 2018 se había licuado producto de la devaluación; la medición de Fada es trimestral.

En todas las provincias analizadas se paga inmobiliario rural: Buenos Aires, La Pampa y San Luis abonan Ingresos Brutos; en Córdoba y Santa Fe la actividad está exenta. Buenos Aires y Santa Fe tienen tasas municipales, mientras que La Pampa posee de los impuestos más bajos, pero tiene las guías cerealeras.

Los costos de labores se han incrementado cerca de un 36% en pesos con respecto a diciembre. Al analizar la estructura de costos, según la moneda en la que se expresan, se puede identificar que un 57% de los costos de una hectárea de soja están dolarizados, además.

 

Compartir:

Deja tu comentario