Agon-izando por la espalda: «La Cámara tendrá sus mecanismos para definir lo de Agón; en su momento nuestro sector actuó en la misma situación», tiró Kroneberger

370

Santa Rosa (2b)- El candidato a gobernador por Cambiemos, el radical Daniel Kroneberger, dejó en claro que en lo inmediato no se tomarán medidas con el candidato a diputado Mauricio Agón, el dirigente que hace 19 años fue condenado por 12 estafas y cuyo caso revivió cuando una de las víctimas de su accionar reclamó al partido que bajaran su candidatura. «La Cámara de Diputados tendrá los mecanismos para definir cuando llegue el momento de la asunción», señaló Kroneberger a dosbases y, de paso, aclaró: «Cuando un hecho similar ocurrió con un candidato de nuestro sector él mismo optó por bajarse», sostuvo en referencia a Fernando Perelló, acusado en la década del 80 por una violación.

Kroneberger, al igual que el titular del partido Julio Pechín, dejarán que la candidatura de Agón siga su curso. Igual, el malestar es creciente en el partido. A nadie escapa que el personaje en cuestión, que alcanzó el 4° lugar en la lista precisamente por la cepillada a Perelló,  fue una imposición del sector del senador Juan Carlos Marino, quien no participa en la campaña de Kroneberger.

La relación es tan pobre, que en rigor a Agón se lo ha visto sólo en un par de caminatas. Kroneberger se refiere genéricamente al tema, y precisamente argumentando con una experiencia similar y reciente con un allegado como Perelló: «Nuestro sector cuando tuvo un caso similar actuó. Fernando decidió presentar la renuncia y fue compartido por todos por el bien de la campaña, en ese entonces la interna».

En ese marco, amplió: «En este caso, de continuar la candidatura, la Cámara de Diputados tendrá sus mecanismos para definir cuando llegue el momento de analizar los pliegos», añadió como única referencia al tema.

En el año 2000 Mauricio Agón, cuarto candidato a diputado provincial por Cambiemos, fue condenado por la justicia pampeana por estafa, falsificación de instrumento privado y ejercicio ilegitimo de la profesión en 12 oportunidades.

Se hacía pasar por contador, pero finalmente se recibió de abogado y además logró la suspensión del juicio a prueba que se le impuso, o prabation. Una de las víctimas de aquellas maniobras, ocurridas en el año 2000, fue Norma Niestempski, dueña del conocido comercio Caprice Bijou, en pleno centro de la capital, que se vio forzada a cerrar al ser víctima de una gran estafa. Su «contador», nunca pagó IVA, ingresos brutos u otros aportes que la familia le daba religiosamente en mano.

La mujer revivió su caso en las redes enteradas de que Agón era candidato y reclamó al partido que baje su candidatura.

Compartir:

Deja tu comentario