Carrera march a la celda: confirman pena de seis años de prisión para un militar por abuso sexual a una menor

134

Santa Rosa (2b) – El Tribunal de Impugnación Penal ratificó una condena por abuso sexual a un militar , que deberá purgar seis años de prisión efectiva. El hecho se produjo en 2016, cuando el ahora condenado abusó de su sobrina, una menor de 15 años.

La pena fue confirmada por la Sala B del TIP, integrada por los jueces Filinto Rebechi y Pablo Balaguer (foto). La sentencia condenatoria a seis años de prisión efectiva es contra contra un militar de 28 años, por ser autor del delito de abuso sexual con acceso carnal en el marco de la ley 26.485 de Protección Integral a la Mujer.

Con las pruebas reunidas durante el juicio, el juez de audiencia santarroseño, Carlos Besi, había determinado –en el fallo dictado el 24 de julio pasado– había determinado que en junio o julio de 2016, cuando la víctima tenía 15 años y se encontraba en la casa de su hermana cuidando a un sobrino, el acusado -pareja de la hermana y padre del niño- se hizo presente y por la fuerza obligó a su cuñada a mantener relaciones sexuales.

Besi, al fijar la sanción, evaluó como agravantes “el daño causado a la menor y su extensión, ya que el estado de angustia que sufrió quedó reflejado en los informes que los profesionales intervinientes presentaron oportunamente”; y además hizo hincapié en los informes psicológicos y psicosociales de la Oficina de Atención a la Víctima y a los testigos señalando el “grado de vulnerabilidad” de la víctima.

Rebechi, a cuyo voto adhirió Balaguer, al repasar esas declaraciones testimoniales y los informes de los psicólogos, médicos y asistentes sociales intervinientes en la causa, avaló todo lo actuado por Besi y descartó los argumentos del defensor particular, Gastón Gómez, para revocar la condena.

Para ello tuvo en cuenta los mensajes enviados por el victimario a la víctima –aun cuando la denuncia original fuera por acoso– y agregó que “el hecho de que le propusiera a la menor mantener relaciones sexuales a fines del año 2016, ello no excluye que las haya tenido a mediados de ese año”.

Con relación al lugar donde se produjeron los abusos, si bien el acusado habló de un auto, dos testigos avalaron las expresiones de la damnificada, en el sentido de que ambos estaban dentro de la vivienda. También valoró que la psicóloga forense que entrevistó a la menor, en Cámara Gesell, le diera credibilidad a su relato, indicando que no tenía motivos para falsear la realidad.

Además valoró las manifestaciones de una asistente social que dijo que cuando entrevistó a la adolescente y a su madre, esta última señaló que su otra hija –pareja del militar– había presionado para que dejaran la denuncia sin efecto. “Este cúmulo de pruebas, relacionadas con el hecho de abuso, no resultaron contundentes para la defensa para establecer la existencia del hecho, pero dicho criterio no es compartido por el suscripto”, concluyó Rebechi.

Compartir:

Deja tu comentario