Para que lo invitan si saben como se pone: prisión efectiva para un hombre que golpeó a un pariente el 1 de enero

200
Compartir:

Santa Rosa (2b) – La justicia pampeana condenó hoy a Mario Martín Lucero, un empleado de frigorífico de 28 años, a un año y seis meses de prisión por resultar autor del delito de lesiones graves y se le unificó esa pena con otra anterior, del pasado 5 de julio, en una pena unificada de un año y seis meses de prisión de cumplimiento efectivo.

El hecho por el que se lo investigó sucedió el 1 de enero de este año, a la madrugada, cuando el imputado agredió físicamente a un pariente, “tomándolo del cuello y tirándolo al suelo, donde le aplicó un golpe en el rostro con una botella de cerveza, provocándole lesiones de carácter graves, al causarle un traumatismo maxilofacial con fractura de maxilar y escoriaciones en la rodilla izquierda”. Todo sucedió en una vivienda familiar.

El caso se resolvió a raíz de un acuerdo de juicio abreviado convenido entre la fiscala María Cecilia Martiní (foto principal), el defensor particular Fabricio Vigne –quien si bien no lo firmó porque en ese momento el imputado era representado por un defensor oficial, sí lo ratificó en la audiencia de visu realizada– y el propio acusado.

La víctima, al ser notificado de ello, avaló el procedimiento y manifestó que no le interesaba la pena que le dieran, sino que “cuando salga, no moleste, y se acerque a mí, ni a mi familia”.

En la sentencia, la jueza de control María Florencia Maza, señaló que de las pruebas incorporadas al expediente surgió que “en circunstancias en que se encontraban festejando el Año Nuevo, fue que los dueños de casa le dijeron a Lucero que se querían ir a dormir, manifestando este que se iría pero que se llevaría la cerveza que estaba tomando. Ante la negativa de parte del propietario, porque debía retornar el envase, el imputado se ofuscó y lo agredió físicamente”. Las lesiones fueron calificadas como graves por su entidad, la ubicación y el tiempo de inhabilitación que supuso para el desarrollo de sus tareas habituales.

Los hechos quedaron acreditados, expresó la magistrada, no solo por los testimonios de la víctima y su pareja, sino también por los informes médicos.

Hace tres meses, en otro abreviado, Lucero había sido condenado a un año y dos meses de prisión de cumplimiento efectivo, por los delitos de hurto simple en grado de tentativa, daño simple, encubrimiento con ánimo de lucro, hurto agravado por ser vehículo dejado en la vía pública en grado de tentativa (en dos ocasiones), lesiones leves calificadas por la relación de pareja en el marco de la ley 26.485 de Protección Integral a la Mujer y delito de hurto simple, en siete expedientes distintos.

Además, en esa oportunidad, el juez de control Carlos Ordas, atento a lo acordado entre las partes, le revocó la condicionalidad de otro fallo a seis meses de prisión en suspenso, y le fijó una pena unificada de un año y dos meses de cumplimiento efectivo.

 

Compartir:

Deja tu comentario