Menos mal que vino a terminar el derroche: Macri hizo crecer al Estado como nadie en 4 años y metió récord en Latinoamérica

124

Buenos Airees (2b)- La administración pública nacional registró en los últimos cuatro años una expansión en su tamaño, acompañado de un fuerte recambio en los cargos directivos y un incremento de la volatilidad organizacional, según las conclusiones de un documento elaborado por el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec).

El informe, denominado “GPS del Estado- Radiografía y balance de la Administración Pública Nacional 2015–2019”, resaltó que la gestión del presidente Mauricio Macri tuvo “uno de los gabinetes más grandes de América Latina” en lo que respecta a la cantidad de cargos de conducción, por encima de países como México, Colombia, Uruguay y Paraguay, y por debajo de Venezuela, Ecuador, Chile y Brasil.

El 10 de diciembre de 2015, cuando Macri asumió como jefe del Estado, la estructura organizacional de la Administración Pública Nacional (APN) central contaba con 18 ministerios, 69 secretarías, 165 subsecretarías, 290 direcciones nacionales y 127 direcciones generales, con un total de 669 cargos.

Durante el primer año de gestión, el andamiaje burocrático administrativo creció en sus distintos niveles al pasar a contar con 23 ministerios, 85 secretarías, 204 subsecretarías, 398 direcciones nacionales y 144 direcciones generales, con un total de 854 cargos.

En 2017 la cantidad de cargos se incrementó aún más, hasta un total de 880, a pesar de que el número de ministerios se redujo de 23 a 22, mientras que las secretarías pasaron a ser 86, las subsecretarías 207, las direcciones nacionales 415 y las direcciones generales 126.

Tras crecer 32% la estructura organizacional de la APN entre 2015 y 2017, en 2018 -luego del primer acuerdo firmado con el FMI- el gobierno eliminó 10 ministerios en septiembre para dar una señal de austeridad fiscal al organismo multilateral de crédito.

De esta forma, en 2018 la estructura organizacional pasó a contar con 12 ministerios, 11 secretarías de gobierno, 91 secretarías, 127 subsecretarías, 321 direcciones nacionales y 132 direcciones generales, lo que hizo un total de 692 cargos, con una reducción de 22% respecto al pico alcanzado en 2017.

En 2019 los ministerios pasaron a ser 13, 10 las secretarías de gobierno, 88 las secretarías, 324 direcciones nacionales y 126 direcciones generales, con lo que el total de cargos de conducción sumó un total de 691.
El informe, elaborado por los especialistas Gonzalo Diéguez, José Gasparin, Jimena Rubio y Lucía Aruanno, resaltó la necesidad de “mejorar la efectividad gubernamental y la calidad del gasto público”, bajo dos premisas fundamentales de la gestión pública: “la organización estatal y la composición del espacio directivo de la APN”.

“El país necesita una estructura estatal relativamente estable y coordinada que sea reflejo de una visión estratégica de largo plazo sobre las prioridades de políticas públicas necesarias para un desarrollo sostenible y un espacio directivo profesional con cierta autonomía de la discrecionalidad política”, enfatizó Diéguez, en un contacto que mantuvo con la prensa.

El relevamiento también permitió detectar que durante los últimos cuatro años, los funcionarios tuvieron una baja estabilidad, debido a que sólo 24% de los secretarios y subsecretarios y 17% de los funcionarios técnicos (directores nacionales y generales) se mantuvieron en sus rangos.

“La baja permanencia de los funcionarios técnicos muestra que faltaron políticas de profesionalización, como procesos meritocráticos de selección y de trayectoria profesional con cierta independencia de los vaivenes políticos”, advirtió Diéguez.

Compartir:

Deja tu comentario