Nos quedamos re tranquilos: “Si yo hablo, se caen las cuatro causas emblemáticas contra el kirchnerismo”, dijo D’Alessio desde la cárcel y ratificó su vínculo con “Pato” Bullrich.

463
Compartilo:

Santa Rosa y Buenos Aires (2b) – A casi un año de su detención, el operador judicial Marcelo D’Alessio aseguró hoy que si habla, «se caen las cuatro causas emblemáticas contra el kirchnerismo» y contra la ex presidenta Cristina Kirchner, al tiempo que le pidió al juez federal Alejo Ramos Padilla que le otorgue la prisión domiciliaria.

En diálogo con Radio 10, el único detenido por la causa que investiga una presunta red de espionaje ilegal y extorsión le pidió al juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, que le conceda la prisión domiciliaria: «Le estoy pidiendo que me ponga una tobillera y que pueda estar esta semana en mi casa con mis hijos, porque no doy más. Jamás me profugaría, jamás entorpecería la causa. Tengo mucho para aportar, no sólo en mi causa», expresó el falso abogado desde el Complejo Penitenciario Federal de Ezeiza.

En ese sentido, halagó la figura de Ramos Padilla y afirmó que «tiene los cojones bien puestos y sabe», al tiempo que destacó que «se bancó que le quisieran sacar la causa» para trasladarla a la Ciudad de Buenos Aires.

«Si yo hablo, se caen las cuatro causas emblemáticas contra el kirchnerismo, más las causas que tiene la ex presidenta», sostuvo el falso abogado.

D’Alessio contó también el vínculo con el fiscal federal Carlos Stornelli, quien también está involucrado en la causa, e indicó que lo conoció «el 5 de noviembre de 2018 por pedido de (el periodista) Daniel Santoro para que vaya a hacer una suerte de testimonial sobre su libro».

“Lo vi cuatro veces y la verdad es que no me gustó», manifestó el operador judicial, al tiempo que relató que el fiscal le había pedido que «manipule al abogado (Rodrigo González) para que haga declarar a (Leonardo) Fariña» y, días más tarde, que «le haga una cámara oculta al letrado (José Manuel) Ubeira. «Me estaba siendo un poco molesto la cantidad de llamados y el nerviosismo que tenía Stornelli», agregó.

Al respecto, señaló que lo que trascendió sobre esos supuestos pedidos que le hacía el integrante del Ministerio Público «es lo mínimo» y advirtió: «Si yo hablara… El día que yo hable…».y rápidamente se atajó «Pero tengo que cuidar a mi familia. Me tengo que recuperar».

D’Alessio está acusado de extorsionar a un empresario agropecuario para que le entregue dinero a cambio de usar su supuesta cercanía con Stornelli para que lo aparte de la causa de los cuadernos, en la que afirmaba que el hombre de campo iba a ser involucrado.

En la entrevista, D’Alessio ratificó su vínculo con la exministra de Seguridad Patricia Bullrich y afirmó que le dio «dos capacitaciones ad honorem», a la vez que le advirtió que tendrá un «problemón» porque aseguró que le pasó información sobre narcotráfico y ella no habría actuado a tiempo.

«A Patricia Bullrich le di dos capacitaciones sobre mi especialidad. Me pidió hacer una exposición sobre narcotráfico y al otro año me lo volvió a pedir», sostuvo el falso abogado, quien aclaró que no recibió dinero a cambio de esas charlas. «Ese tipo de cosas no las cobro, las hago ad honorem», precisó D´Alessio.

A la vez, señaló que le brindaba información a la exministra de Seguridad para que actuara contra bandas de narcotraficantes y la acusó de no intervenir a tiempo para detener al cartel mexicano que exportaba cocaína desde Bahía Blanca a través de bobinas de acero.

«Patricia Bullrich va a tener un problemón, porque le adelanté un año y dos meses antes el tema de las bobinas. La misma ministra que judicializa un cartelito de veganos en La Rural, cuando un especialista le dice lo que pasa…», se quejó.

D’Alessio también acusó a la exfuncionaria nacional de comprar «cualquier cosa» para reforzar la seguridad y, puntualmente, se refirió a la adquisición de lanchas israelíes Shaldag para que la Prefectura Naval las utilice en la lucha contra el narcotráfico.

«Son embarcaciones que sirven para custodiar un submarino nuclear. Tienen muchísima velocidad final para custodiar un submarino que está en línea de flotación. Tiene cañones Typhoon. Imagínense esos proyectiles disparados en el Delta contra una bermuda Caribbean de fibra de vidrio: no van a quedar los dos pasadores, ni los 50 kilos de marihuana que valen dos mangos, ni tampoco va a quedar (la ciudad correntina de) Itatí, que está atrás», cuestionó.

Y concluyó: «Se fueron (a Israel) sin un proyecto. El problema no es Israel, sino la Argentina, que compró cualquier cosa».

Compartilo:

Deja tu comentario