La otra curva aplanada: La recaudación impositiva cayó un 22,5% en mayo y para AFIP fue por efecto de la cuarentena

83

Santa Rosa y Buenos Aires (2b) – En mayo, la recaudación impositiva volvió a caer según percibió la AFIP a través de sus tres fuentes: DGI, Aduana y ANSES. Si bien la recaudación fue del 12,4%, es decir casi $500.000 millones en relación a mayo del año pasado, el 45% de inflación en el último año deja una caída del 22,5%.

La directora general de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont, explicó a través de un detallado informe, las causas de la caída de la recaudación en términos reales. Por tercer mes consecutivo, en mayo los recursos tributarios acusaron una singular contracción en términos reales, a ritmo de dos dígitos porcentuales, en comparación con los valores de un año antes cuando la economía acusaba una modesta recesión. “Ahora, por efecto del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio que afectó en particular a los grandes centros urbanos de más de 500 mil habitantes, donde se concentra tanto la generación de riqueza como el consumo de la mayor parte de los 45 millones de habitantes, el total de los recursos tributarios apenas subió en valores nominales 12,4%, a $499.535 millones, por efecto exclusivamente de la inflación acumulada en los últimos doce meses de poco más de 45 por ciento”, afirmó del Pont.

La directora general del organismo nacional declaró que “si se deduce el efecto de la suba del promedio general de inflación de 45,6% sobre los impuestos vinculados con la actividad, así como el aumento nominal de los salarios sobre los recursos de la ANSES, que fue de 46,5% y caída del empleo registrado 3,2%, y la variación del tipo de cambio en 53,1%, sobre el comercio exterior, surge una caída en términos reales de 22,5%, en comparación con los valores de un año atrás”.Fuente: AFIP

A partir de la parálisis en abril de la producción de bienes durables, junto al receso que también comenzó a registrar el consumo de bienes esenciales, como alimentos, tras las compras anticipadas en abril, el cierre de fronteras y la propia recesión internacional, porque debilitó al extremo el comercio exterior, los datos de exportaciones e importaciones a Brasil dieron cuentas de sendas caídas en valor de 55,6% respecto de mayo de 2019; y la disminución de aportantes al Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA).

Sólo mostraron resiliencia a la crisis generada por la pandemia de la COVID-19 los recursos tributarios percibidos por la AFIP por el cobro del Impuesto a los Bienes Personales y sobre los débitos y créditos bancarios. “A lo largo del mes se destacan algunos elementos como el incremento en el acogimiento a los distintos Planes de Facilidades de Pago por deuda corriente. Las razones para dicho aumento se encuentran en las modificaciones normativas dispuestas por la Administración Federal Ingresos Públicos para ofrecer alivio financiero al entramado productivo”, explicó el organismo.

Uno de los rubros más afectados por la depresión económica que generó la cuarentena fue el cobro de IVA, al punto que pese a la suba del promedio de los precios en un 45%, apenas se incrementó 3,6%, equivalente a una merma de 28,6% en valores reales, con mínimas diferencias entre las variaciones de lo ingresado por la venta de productos de fabricación, y por la de productos importados.

Sólo mostró resiliencia a la crisis generada por la pandemia de la COVID-19 los recursos tributarios percibidos por la AFIP por el cobro del Impuesto a los Bienes Personales. La base imponible se concentra en los sectores de ingresos muy superiores al promedio general, como los que registran activos declarados fuera del país y sobre los débitos y créditos bancarios por el singular impulso del uso del dinero electrónico, como se denomina a los pagos con el uso de tarjeta de débito bancario, transferencias inmediatas, billetera electrónica y débitos y créditos inmediatos.

El informe mensual UDE Link correspondiente a abril dio cuenta que “en el mes se sumaron 2,6 millones de usuarios y 5,5 millones en comparación con un año antes, ascendió a 34,5 millones distribuidos entre todos los servicios, a un ritmo de 8,3% en el mes y 19% en los últimos 12 meses”.

Sin embargo, el efecto de la ruptura de la cadena de pagos para los operaciones comerciales, con la parálisis de actividades de diversas industrias y comercios determinó un aumento nominal de lo ingresado por el denominado “Impuesto al Cheque” de 22%, equivalente a una baja real de casi 16% en comparación con lo que aportó un año antes.

Nadín Argañaraz, director de Iaraf estimó que “esta caída de la recaudación total en mayo equivale a un faltante de $143.000 millones, necesarios para mantenerla constante respecto a mayo de 2019”.

Compartir:

Deja tu comentario