Libre de Kulfas: El gobierno defendió la intervención a Vicentín y el Banco Nación será querrellante en la causa por los préstamos

123

Santa Rosa y Buenos Aires (2b) – El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, afirmó que el Estado intervino Vicentin porque la empresa “iba camino a la quiebra o al desguace”. También señaló que la expropiación era “la única alternativa que se encontró para rescatarla” y que tendrá una esquema estructural similar al de YPF. Por otro lado,  el vicepresidente del Banco Nación, Matías Tombolini, aseguró hoy que la empresa “nunca propuso nada serio para cancelar la deuda”. Y agregó que la entidad se presentará como querellante en la causa de presuntas irregularidades en el otorgamiento de créditos a la cerealera.

“Tomamos esta decisión porque veníamos observando riesgos muy serios de que la empresa entrara en proceso de quiebra, de desguace. Y pensamos que es una empresa demasiado importante en la cadena agroindustrial como para que termine tan mal”, sostuvo Kulfas en una entrevista publicada hoy en La Capital.

Señaló que “en estos seis meses que pasaron, esperamos que presentaran una solución de mercado. Nada de esto ocurrió, lamentablemente, y por eso iniciamos esta operación de rescate de la empresa y de toda la cadena vinculada, que incluye crear una empresa mixta con mayoría estatal y gerenciamiento profesional para retomar una actividad importante”.

Sostuvo que “durante esta semana hemos tenido mucho diálogo, no sólo con los directivos de Vicentin sino con muchos productores, acopiadores y cooperativas” y que “los sectores perjudicados por la situación ven con buenos ojos esta medida”.

“El Estado es el que puede garantizar la continuidad productiva de la empresa. Una vez en marcha, las deudas podrán ser parte reestructuradas o capitalizadas. Es un tema sobre el que no tiene sentido adelantarse. Si la empresa no trabaja a su capacidad productiva, no tiene sentido plantearse nada”, agregó.

Consultado sobre si la empresa mixta incluiría a los acreedores comerciales, por ejemplo ACA, que es uno de los principales, señaló que “es una posibilidad muy clara y nos interesa muchísimo que los actores de esta cadena puedan ser parte de la empresa y tener participación en un directorio”.

“Estamos hablando de un esquema como el que funciona en YPF, que es una empresa mixta, que cotiza en la Bolsa de Nueva York, tiene un management absolutamente profesional y tiene un directorio con representantes del Estado nacional y las provincias petroleras. El modelo YPF funciona muy bien y tiene mucho para dar. Ese es el modelo pensado para esta empresa mixta. Y hay sectores que se mostraron interesados en participar”, afirmó.

Acerca de los accionistas de Vicentin, dijo que “han dejado la compañía con muchas dificultades, con un pasivo grande por el que no pudieron responder; hay investigaciones judiciales en curso, está el propio concurso”.

“No voy a prejuzgar pero mientras se investiga, lo que nos preocupa hoy es que Vicentin no quiebre ni se desguace. Y que podamos salvar esa cadena agroindustrial tan importante para santa Fe y la Argentina”, concluyó.

Por otro lado, el vicepresidente de Banco Nación, Matías Tombolini, aseguró hoy que Vicentin “nunca propuso nada serio” para cancelar la deuda y ratificó que en las próximas semanas la entidad se presentará como querellante en la causa por presuntas irregularidades en el otorgamiento de créditos a la cerealera durante la gestión de Cambiemos.

En declaraciones a Radio 10, Tombolini dijo que la forma de cobrar la deuda -en el contexto post intervención y futura expropiación- “puede ser un bono, de manera que el banco canjee una deuda que hoy lastima el balance por un tipo de activo de mucha mejor calidad que puede ser un bono a mediano o largo plazo del Estado nacional, porque eso permite tener un patrimonio mayor y aumentar la capacidad prestable”.

“Vicentin le debe al Banco Nación 18.500 millones de pesos, alrededor de 300 millones de dólares, producto del incumplimiento del pago de distintas prefinanciaciones de exportación”, recordó y aseguró que “mi trabajo es el de recuperar el crédito para poder prestar a las pymes”.

Consultado sobre si el Banco se presentó como querellante, indicó que “eso sucederá en el transcurso de las semanas siguientes, es una decisión que requiere ordenamiento de carácter técnico. Estás hablando de un aspecto de orden penal que tiene en el banco un proceso previo que hay que agotar que es un sumario administrativo”.

Tombolini dijo que “lo que hizo el banco es pedirle al juez que participe de la intervención de la empresa; hay que sentarle a alguien en la casa a esta gente porque la empresa se declaró en cesación de pagos y dos días antes le vendió la gran parte de Renova a Glencore; la plata de esa venta todavía no la vimos”.

“En 2018, Vicentin facturó 118 mil millones de pesos, esto quiere decir que lo que se le prestó a Vicentin eran 2 meses y medio de ventas. Acá tenes dos partes, por qué se le prestó sin garantía y por qué dejaron de pagar de un día para el otro”, concluyó.

Compartir:

Deja tu comentario