No dan las cuentas: El Estado cerró 2020 con un déficit de 2,2 billones de pesos equivalente al 8,5% del PBI

87
Compartir:

Buenos Aires (2b) – El Ministerio de Economía informó este miércoles que las cuentas del Estado nacional terminaron el 2020 con un déficit fiscal equivalente a 8,5% del Producto Bruto Interno, lo que implicó un desequilibrio de las cuentas públicas superior a los 2,2 billones de pesos.

El déficit primario, que no toma en cuenta los intereses de deuda, fue de 1,7 billones de pesos, lo que representó un rojo de 6,5% del PBI. Las medidas tomadas por el Gobierno como emergencia por la pandemia significaron un aumento de gasto de 3,5 puntos del PBI y otros 0,7 puntos por la caída de ingresos.

“Pese a la aceleración habitual de diciembre, el déficit fiscal de 2020 cerró por debajo del valor proyectado en la ley de Presupuesto 2020, producto de una recuperación de la actividad y de los ingresos fiscales que fueron superiores a lo anticipado”, afirmó el Palacio de Hacienda en un comunicado. Las previsiones de Martín Guzmán eran de un déficit primario más cercano a 7%.

El déficit primario, que no toma en cuenta los intereses de deuda, fue de 1,7 billones de pesos, lo que representó un rojo de 6,5% del PBI. Las medidas tomadas por el Gobierno como emergencia por la pandemia significaron un aumento de gasto de 3,5 puntos del PBI y otros 0,7 puntos por la caída de ingresos.

“Pese a la aceleración habitual de diciembre, el déficit fiscal de 2020 cerró por debajo del valor proyectado en la ley de Presupuesto 2020, producto de una recuperación de la actividad y de los ingresos fiscales que fueron superiores a lo anticipado”, afirmó el Palacio de Hacienda en un comunicado. Las previsiones de Martín Guzmán eran de un déficit primario más cercano a 7%.

“Pese a que el gasto primario se aceleró debido a mayores transferencias corrientes y gastos de capital, su comportamiento interanual ha retomado a niveles registrados pre pandemia. El esquema de políticas macroeconómicas adoptado durante el último trimestre del 2020 con el objetivo de establecer un puente de previsibilidad, contribuyó a un ambiente de mayor estabilidad económica”, consideró Hacienda.

“La misma estuvo asociada con una recuperación de la actividad económica y de los ingresos fiscales más sólida que la proyectada previamente a la implementación de las medidas monetarias, fiscales y financieras que constituyeron tal esquema”, agregó.

En el último mes del año el ritmo del gasto volvió a acelerar por cuestiones estacionales tras el retroceso que había tenido en los tres meses anteriores. En diciembre las erogaciones crecieron a 52% interanual, explicados por mayores envíos de fondos a provincias (+400%) y gastos de capital (+157%).

En comparación con el 2019, el salto del déficit fiscal fue de 3,5 puntos porcentuales, entre el 5% que había registrado el sector público ese año y el 8,5% del resultado total de 2020. Pero la variación más marcada fue la del desequilibrio primario: pasó de 0,7% del PBI en 2019 a 6,5%.

Compartir:

Deja tu comentario