Más caños, menos engaños: «Para evitar cortes de agua, los piquenses tenemos que invertir en infraestructura», dijo Pechin

110
Compartir:

General Pico (2b) – A los pampeanos, además de la inflación y el precio del dólar, les preocupa el suministro de agua a los distintos puntos de la provincia y con la fama que adquirió el endeble acueducto del que dependen los lugareños el temor está muy bien fundado.

En este sentido, el gerente de Agua Potable y Saneamiento Urbano, Paulo Pechin, habló sobre la problemática del abastecimiento de agua en Pico. Además, remarcó la preocupación que existe desde CORPICO porque “los sistemas de captación, almacenamiento y distribución son acotados y muy escasos”.

“Hace años qué venimos lidiando y trabajando en conjunto con la Administración de Agua y el municipio para poder conseguir fuentes alternativas de captación de agua y ampliar las reservas. Hace poco se licitó la nueva cisterna de 5 millones de litros pero son obras que todavía no tenemos por lo que tenemos”, expresó Pechin.

Como consecuencia de la situación deben seguir utilizando los recursos con los que la ciudad cuenta desde hace más de 30 años. “La batería de pozos es cada vez más limitada, el agua subterránea se va agotando, el acueducto queda cada vez más chica y la ciudad va creciendo“, afirmó.

“La realidad es que en los últimos 20 años la ciudad creció a un ritmo donde las infraestructuras, especialmente de agua, no ha crecido en forma paralela, por eso nos vemos cada verano con una situación más desafiante”, aseveró.

Asimismo, expuso “toda el agua se saca a través de bombas que funcionan con energía eléctrica, somos 100% electrodependientes, cuando hay un corte automáticamente nos quedamos sin ingreso de agua y las reservas son tan acotadas que en 3hs ya no hay agua”.

En la misma línea fue consultado sobre la cantidad de pozos con los que cuentan funcionando actualmente e indicó que cuentan con una batería de 156 perforaciones, de las cuales algunas datan desde 1987, por lo que se han ido dando de baja debido a la mala calidad.

Como consecuencia, se realizan nuevas perforaciones, pero eso trae aparejados otros problemas ya que no es fácil encontrar lugares para realizar esas perforaciones y encontrar buen agua. “Se van a haciendo cada vez más lejos y eso implica que debemos llegar con infraestructura, energía y cañerías, por eso cada vez es menor la presión con la que trabajamos”.

Actualmente de 156 perforaciones se encuentran en funcionamiento 102. La mayoría están concentradas en el acueducto General Pico-Dorila, otras en la ciudad y aproximadamente 8 en el sector General Pico-Speluzzi.

Ante este contexto, Pechin analizó las posibles soluciones y señaló que es necesario realizar grandes inversiones en recambio de cañerías, obras que Corpico no logró realizar hasta el momento debido a que “la tarifa no acompaña para poder hacerlo“. De la misma manera, son necesarias obras en fuentes de captación y almacenamiento de agua.

“Desde hace más de 20 años venimos reclamando la concreción del acueducto General Pico-Vertiz que es una fuente alternativa que no va a poder transportar la misma cantidad que el de Dorila pero sí la mitad, lo que sería un aporte importantísimo porque es agua de buena calidad. La solución definitiva es que llegue el acueducto del Río Colorado“, aseguró.

Compartir:

Deja tu comentario