Salvador Pagano: Juez piquense absolvió a un acusado de abuso sexual , el cuarto del año

36
Compartilo:

General Pico (2b Norte) – El juez de audiencia Marcelo Luis Pagano absolvió este martes a un joven acusado de violar a su novia.  El magistrado aseguró en su fallo que el material probatorio reunido en el debate planteó una “duda insuperable”, y así absolvió al imputado que al momento del hecho tenía 17 años, a quien culpaban de “abuso sexual con acceso carnal” en perjuicio de una adolescente de 15 años con quien mantenía relación de pareja.  Con esta decisión, el juez piquense sumó al menos cuatro absoluciones en casos de abusos en lo que va del año.

El juez Pagano ha sido en las últimas semanas duramente cuestionado por el abogado santarroseño Mario Aguerrido, a partir del fallo condenatorio -hoy en revisión del TIP- de un joven de Colonia Barón que defiende el letrado capitalino.  Más allá de las supuestas pruebas no observadas por el juez en ese fallo, el abogado parte de la premisa que todo hombre acusado de violación está condenado antes del juicio, teoría sobre la que se anclaron un grupo de abogados para ir contra la perspectiva de género en los Tribunales pampeanos.

Pero, al mismo tiempo, Pagano se ha convertido en el juez que más absoluciones ha dictado en juicios por abusos sexuales, al menos por los partes de prensa que desde la Justicia se difunden (solo algunos se convierten en gacetillas para los medios), redactados desde los Tribunales de Pico y también desde el Superior Tribunal de Justicia en Santa Rosa.  Las últimas absoluciones del juez piquense tuvieron lugar en febrero, abril y junio de este año, al que se le sumó el de esta semana.

En este caso, el magistrado coincidió con final del abogado defensor, Jerónimo Altamirano, para dictar la absolución por aplicación del principio “in dubio pro reo” (en caso de duda debe estarse a favor del reo), ya que afirmó que con las pruebas reunidas durante el juicio oral se llegó a un estado de “duda insuperable”, que le impidió tener la certeza necesaria para dictar una sentencia condenatoria. Ana Laura Ruffini, la fiscal que investigó el caso, había pedido que se declare al menor como autor del delito.

Dudas

Pagano centró esas dudas fundamentalmente en dos testimonios: el de la primera persona que escuchó de boca de la víctima lo que presuntamente había ocurrido, y el de una perito psicóloga. Señaló en dicho sentido que “como es fácil advertir, la versión dada por la primera persona que escuchó los dichos de la damnificada no se asemeja” a lo narrado por la madre, un hermano y una hermana de la menor.

Con respecto a la mujer, señaló que ella –siempre de acuerdo a la versión recibida de la víctima– habló de dos hechos, de que en uno le observó marcas en el cuello y en el otro no, y que el presunto abuso ocurrió en casa de un compañero de estudios. Los familiares, en cambio, mencionaron un solo hecho, la existencia de las marcas y que la agresión se produjo en el domicilio de la menor.

En referencia al relato de la profesional, Pagano afirmó que “sus explicaciones arrojaron más dudas que certezas, desde el momento en que primero dijo que no estuvo en condiciones de aplicar los criterios del CBCA (Análisis de contenido basado en criterios) para valorar como creíble el relato de la víctima; pero luego señaló que las características del relato lo tornaban creíble. En definitiva: ¿el relato fue creíble o no? No quedó claro”. Cabe recordar que el CBCA es una técnica para evaluar la veracidad de las declaraciones verbales.

Además, como tercer elemento, mencionó las conclusiones de la pericia psicológica realizada a la víctima. El informe fue redactado por una perito oficial y compartido por un colega designado por la defensa.

“Si bien del informe surgió que no se hallaron indicadores de fabulación y/o confabulación, lo cierto es que, en un contexto donde no existe certeza sobre si el relato fue creíble o no, la carencia de ‘daño psíquico, trauma o perturbaciones en general, ni a nivel psicosexual en particular’ vinculados al hecho, coadyuvaron a mantener el estado de duda sobre su existencia”, sostuvo el magistrado.

Antecedente

En un párrafo de la sentencia, Pagano transcribió parcialmente otro fallo absolutorio, anterior a los citados y que no fue publicitado desde la Justicia, que el juez dictó el 24 de febrero pasado en una causa por abuso sexual con acceso carnal.

En aquel momento indicó que “las citas jurisprudenciales, entre otras cosas, hacen hincapié en la importancia de la versión de la víctima, la que debe ser concordante con otras pruebas incorporadas a la causa”; añadiendo que “en estos casos deben meritarse la totalidad de las pruebas en su conjunto y no analizar individualmente algunas evidencias y descartar otras injustificadamente”.

En tal sentido, subrayó que “si bien es cierto que cuando la prueba de cargo se sustenta principalmente en las declaraciones de la propia víctima, por lo cual es exigible una especial cautela en su valoración; nada impide que tales testimonios resulten aptos para formar criterio, máxime si ellos aparecen como coherentes y se compadecen con pruebas que los corroboran”.

Por último, aquella vez y ahora, Pagano remarcó que “a partir de esta premisa es que ingresaré al análisis del material probatorio siguiendo las pautas mencionadas, haciéndome la pregunta sobre si la versión dada por la damnificada se encuentra abonada por elementos periféricos que den sustento a sus dichos, tal como ha ocurrido en casos similares (…), en especial por los informes de Cámara Gesell y de la pericia psicológica”.

Compartilo:

Deja tu comentario