Moja, pero no alcanza: Las intensas lluvias mejoran la soja y el trigo en La Pampa, pero advierten sobre el problema de la sequía

25
Compartilo:

Buenos Aires y Santa Rosa (2b)- La Bolsa de Cereales de Buenos Aires analizó que las últimas precipitaciones permiten avanzar con la implantación de los cultivos de verano, aunque las labores siguen muy atrasadas respecto a la campaña previa. La producción de trigo se estima en 12,4 millones de toneladas. Destacaron que al igual que con la soja, las lluvias mejoraron la humedad para la siembra de maíz con destino grano comercial. Las labores se concentran en la incorporación de los últimos planteos tempranos en las provincias de Buenos Aires y La Pampa, indicó la BCBA sobre lo ocurrido a nivel nacional.

El avance nacional de la siembra de soja cubre el 12% de las 16,7 millones de hectáreas proyectadas para la campaña 2022/23, manteniendo una demora del 16,7% interanual. No obstante, las lluvias registradas en la última semana “mejoraron la oferta hídrica superficial”, según informó la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA).

Sin embrago, la distribución y los acumulados “fueron heterogéneos y amplias regiones sobre el centro del área agrícola dependen de lluvias en el corto plazo para concretar los cuadros presupuestados para la campaña en curso”.

A su vez, sobre lo que sucede específicamente en la zona núcleo, desde la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) agregaron que la implantación de soja de primera, respecto al promedio de los últimos 5 años, está atrasada en un 42%.

“El horizonte productivo de soja cae ante la falta de agua en los perfiles y la tercera Niña: se proyectan 35 quintales por hectárea siendo optimistas. De cumplirse, dejaría una pérdida de US$150 por hectárea en campo alquilado”, detalló la entidad santafesina.

Por otro lado, al igual que en el caso de la oleaginosa, las lluvias mejoraron la humedad para la siembra de maíz con destino grano comercial. Las labores se concentran en la incorporación de los últimos planteos tempranos en las provincias de Buenos Aires y La Pampa, indicó la BCBA sobre lo ocurrido a nivel nacional.

Luego de relevar un progreso intersemanal de apenas 0,2%, el avance en las labores ya se ubica en 23,6% de la proyección de implantación para la campaña 2022/23 de 7,3 millones de hectáreas.

Esta superficie proyectada para el cereal representa, en números absolutos, 400.000 hectáreas menos que las implantadas en la campaña previa, cuando se llegó a las 7,7 millones.

En el caso del girasol, a la fecha el avance de siembra se ubica en el 86,6 % de las 2 millones de hectáreas proyectadas. Aún se mantiene una demora interanual en las labores, aunque hoy en día apenas es de 2,5%. Los mayores progresos fueron relevados en el sudeste y sudoeste de la provincia de Buenos Aires, y el sur de La Pampa.

Compartilo:

Deja tu comentario