Casi que un conflicto en puerta: Ecuador no romperá relaciones diplomáticas con la Argentina

136
Compartilo:

Buenos Aires (2b) Tras el escándalo por la desaparición de una ex ministra de Correa, Argentina y Ecuador pidieron el retiro de embajadores.

La fuga de María de los Ángeles Duarte Pesantes, ex funcionaria del gobierno de Rafael Correa de la embajada argentina en Quito donde se encontraba asilada desató un fuerte cruce entre los gobierno de Guillermo Lasso y Alberto Fernández.

Sin embargo desde Quito salieron este miércoles a bajar los decibeles de la disputa y aclararon que no romperán relaciones diplomáticas con la Argentina.

Duarte se fue de la representación diplomática argentina en Quito y tras varias horas en que se desconocía por completo su paradero se supo que había llegado (todavía no se sabe cómo) a la embajada argentina en Caracas, Venezuela.

Ello motivó que el gobierno ecuatoriano declarara como «persona no grata» al embajador argentino Gabriel Fuks y solicitara su retiro del país. Argentina respondió a eso solicitando a su vez el retiro de la Argentina del embajador ecuatoriano en Buenos Aires, Xavier Alfonso Monge Yoder, tras lamentar la «incomprensible decisión del Gobierno» de Quito.

El canciller ecuatoriano, Juan Carlos Holguín, defendió la declaración contra el diplomático y afirmó que «de mínima, hubo una violación a la debida diligencia que tenía que tener el Gobierno argentino dentro de su jurisdicción, y en el peor de los casos complicidad en la fuga de la señora Duarte».

Sin embargo, el retiro mutuo de los embajadores, en principio para Ecuador no significa que se dé un paso más allá.

Por el momento Ecuador mantendrá a su encargada de negocios. El canciller explicó que quieren revisar los resultados de estas investigaciones sobre lo sucedido. «Llama la atención que Duarte salga de la Embajada argentina en Quito y llegue a la Embajada argentina en Caracas», remarcó.

«Esperamos que este impasse sea solucionado pronto», dijo el canciller Olguín.

Sobre la ex ministra de Correa pesa una condena a 8 años de prisión en Ecuador por Cohecho. Pero desde 2020 estaba asilada en la embajada argentina en Quito. Ese delito de corrupción es imprescriptible en Ecuador, razón por lo cual, el tiempo de detención comenzará a correr desde el momento que esté en una cárcel ecuatoriana.

El Ministerio de Relaciones Exteriores, que encabeza Santiago Cafiero, consignó que «más allá de las diferencias puestas de manifiesto tras el pedido de asilo diplomático» de Duarte Pesantes «por la parte argentina», y luego del «rechazo a la concesión de dicho estatus y el consiguiente salvoconducto por las autoridades ecuatorianas», era de «público conocimiento» que la ex funcionaria «continuaba alojada en la legación argentina».

Además, el comunicado del Palacio San Martín incluyó críticas a la gestión de Lasso por su intervención en el entredicho diplomático en torno a Duarte Pesantes, al plantear que fue «la inoperancia de las autoridades ecuatorianas» lo que permitió que la ex ministra de Transporte y Obras Públicas «haya podido circular por Ecuador y partir de ese país hacia el extranjero eludiendo los sistemas de control dispuestos alrededor de la residencia de la embajada argentina en Quito».

Compartilo:

Deja tu comentario