Los acusados del intento de magnicidio: Condenaron a un año de prisión a Sabag Montiel y Brenda Uliarte por tenencia ilegítima de un DNI

137
Compartilo:

Buenos Aires (2b) – Fernando André Sabag Montiel y Brenda Uliarte, los dos acusados por el intento de asesinato de la Vicepresidenta, fueron condenados a un año de prisión en suspenso como coautores del delito de tenencia ilegítima de un Documento Nacional de Identidad (DNI) ajeno, que fue hallado durante los allanamientos que se realizaron en marco de la investigación por el atentado a Cristina Fernández de Kirchner.

Así lo decidió el juez del Tribunal Oral Federal (TOF) número 5 de San Martín, Héctor Sagretti, en el juicio desarrollado hoy en la sede de ese tribunal, hasta el cual fueron trasladados ambos imputados en medio de un fuerte operativo de seguridad.

El documento fue hallado en el segundo allanamiento realizado el 7 de septiembre último en el domicilio que Sabag Montiel alquilaba en el partido bonaerense de San Martín, hasta el día de su detención, según trascendió en el juicio.

El fiscal del juicio, Carlos Cearras, había pedido que ambos fueran condenados a un año y seis meses de prisión como coautores del delito de tenencia ilícita de un documento nacional de identidad auténtico o falso.

Cearras consideró que durante el juicio quedó acreditado el hecho y la participación de cada uno de los imputados, a pesar de que ambos insistieron durante el debate en que Uliarte no estaba al tanto de que Sabag Montiel tenía ese documento en su casa.

Durante su alegato, el fiscal recordó que el DNI fue hallado durante el allanamiento al monoambiente que habitaba Sabag Montiel en la localidad de San Andrés, cuando además se secuestraron varios teléfonos celulares, otros papeles y una notebook.

“El DNI lo encontré semanas antes de mi detención, estaba en el piso, solo. Lo encontré en Avenida de los Constituyentes y General Paz. Yo no ando por Palermo”, dijo Sabag Montiel durante su indagatoria, en implícita referencia a que el dueño del documento había informado que lo perdió en 2018 en un recital en el Hipódromo de Palermo.

“Jamás se lo comenté a Uliarte, decidí buscar al dueño pero como en el documento no figuraba un domicilio se me dificultó y no sabía si usaba el mismo nombre en Facebook”, explicó el imputado en otra parte de su indagatoria.

“Es real que Brenda no tenía noción del documento. Ella no sabía las cosas que yo tenía en mi poder. No se lo comenté, lo quiero aclarar para dejarla afuera de esto”, insistió Sabag Montiel.

También negó que vivieran juntos, sostuvo que eran pareja hace unos meses y que ella se quedaba eventualmente a dormir pero aseguró que no compartían la vivienda de modo habitual.

La mayor contradicción entre ambos ocurrió cuando se les preguntó desde cuando se conocían: Brenda dijo que se habían conocido en abril del año pasado, poco antes de que comenzaran a salir, pero Sabag Montiel aseguró que la conoció “hace 7 años”.

En su indagatoria, Uliarte aseguró: “Si bien yo mantenía un vínculo con Sabag, iba y venía. En su casa tenía pertenencias, computadora, ropa y nada más. De ese DNI no estaba al a tanto”.

Un rato más tarde, en el marco de sus últimas palabras antes del veredicto, afirmó: “Me parecería injusto una condena. No toqué, ni supe del DNI. Teníamos empleada doméstica que venía a limpiar tres veces por semana y seguro que tampoco sabía”.

El juicio se llevó a cabo en un solo día y tuvo, además de las indagatorias, tres declaraciones testimoniales: el hombre que dijo haber perdido su DNI en 2018 en un recital y haber gestionado uno nuevo el mismo día (Francisco Almada); el propietario del monoambiente que alquilaba Sabag Montiel y el oficial de la Policía de Seguridad Aeroportuaria que encabezó el allanamiento en el que se encontró el documento.

Los imputados ingresaron al tribunal poco antes de las 10: primero fue Sabag Montiel que lo hizo escoltado, esposado, con casco, chaleco antibalas sobre una campera bordó y vistiendo un pantalón visiblemente roto; luego llegó Uliarte casi en las mismas condiciones pero sin casco y con un pantalón rosado en buen estado.

Ambos fueron trasladados hasta el tribunal en camionetas distintas y en medio de fuertes operativos de seguridad que incluyeron un importante despliegue oficiales de la Policía Federal, Gendarmería y miembros del Servicio Penitenciario Federal.

La defensa de Uliarte estuvo encabezada por el abogado Carlos Telleldín, conocido por haber sido juzgado dos veces en la causa AMIA, mientras que a Sabag Montiel lo representó legalmente el defensor oficial Leonardo Muiño.

Durante el juicio no se debatieron elementos vinculados al ataque sufrido por la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner el 1 de septiembre pasado pero esa fecha estuvo presente como referencia temporal: ese día se produjo la detención de Sabag Montiel.

Compartilo:

Deja tu comentario